deporte de riesgo

Buscan a un vecino de Beasain tras caer a un río de Salamanca desde un puente

Se sospecha que estaba realizando algún deporte de riesgo y su hijo de diez años grabó la caída

Sábado, 14 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

Donostia - El grupo de Actividades Subacuáticas de la Guardia Civil y Bomberos de Ciudad Rodrigo (Salamanca) busca a un vecino de Beasain de 42 años que el jueves se precipitó al río Águeda, desde el puente que salva el pantano de Irueña, una caída que fue grabada con el móvil del hijo de 10 años. El suceso ocurrió en un puente en la carretera CL-526, entre El Bodón y Robleda, en la provincia de Salamanca, cerca de Ciudad Rodrigo.

Aunque desde última hora de la tarde del jueves hasta que oscureció, los Bomberos de Ciudad Rodrigo estuvieron con las operaciones de búsqueda, fue ayer, sobre las 13.00 horas, cuando los buzos especializados de la Guardia Civil efectuaron una primera inmersión de reconocimiento de la zona donde cayó el hombre.

Según informaron de la Guardia Civil, en función de cómo avancen las operaciones, en los días siguientes si fuera necesario continuarán realizando inmersiones y ampliando el radio de búsqueda hasta que se localice el cuerpo.

El hombre desaparecido residía en Beasain, aunque solía veranear en San Martín de Trevejo (Cáceres), donde viven sus padres.

Aún se desconocen las circunstancias concretas, aunque la principal teoría de la Guardia Civil es que “ha sido un accidente”. En el coche del guipuzcoano, un Seat Ibiza matrícula de Cáceres, se halló material deportivo como cuerdas y mochilas, por lo que se cree que podía estar realizando algún tipo de práctica deportiva en el puente cuando se precipitó.

Se sabe que la caída, desde el vano superior del puente sobre el embalse, se produjo en presencia de su hijo menor de edad, quien según confirmaron los Bomberos, grabó con un teléfono móvil el momento de la caída.

Un pescador que vio precipitarse al hombre afirmó que en ningún momento salió a pedir ayuda, por lo que es probable que quedara inconsciente debido al golpe.

El hijo, en cuanto se dio cuenta de que algo no marchaba bien, salió a la carretera en busca de ayuda, donde contactó con un conductor de una grúa que llamó al 112.

Desde el primer momento, un psicólogo acompaña a los familiares, que se encuentran pendientes del desarrollo de la búsqueda en el lugar de los hechos. - Efe/N.G.

Secciones