Iruñea distingue a la banda de Bergara

Igor, Patrizia, Alfredo y Enrike con el director de La Pamplonesa. (Foto: Bergarako Musika Banda)

LA FORMACIÓN MAHONERA, QUE FUE GERMEN DE LA PAMPLONESA,FUE AYER UNA DE LAS DOCE AGRUPACIONES HOMENAJEADAS

Un reportaje de Anabel Dominguez - Viernes, 13 de Julio de 2018 - Actualizado a las 10:57h.

Entre la avalancha de visitantes que se dejan caer por los sanfermines, ayer tuvieron un protagonismo especial los embajadores mahoneros de la Bergarako Musika Banda. La formación que dirige Alfredo Gz. Chirlaque fue objeto, junto a otras once agrupaciones, del agradecimiento-homenaje que le tributó la Banda Municipal de Música de Iruñea, popularmente conocida como La Pamplonesa.

Hay que remontarse al año 1918, concretamente a los días 12 y 13 de julio, para escribir el primer capítulo del vínculo musical que une a la villa mahonera y la capital navarra. La entonces denominada Banda Municipal de Música de Vergara, que capitaneaba Ignacio González Escala, abuelo de la actual batuta, tomó parte en el Concurso de Bandas Civiles de Pamplona. Su participación en el certamen no paso desapercibida y regresó a casa con el primer premio de Ejecución y el segundo galardón de Banda de Honor de Primera.

Aquel evento no hizo sino acentuar aún más las ganas en el seno del Ayuntamiento de Iruñea de crear la banda municipal de música, que veía la luz en 1919, tras años de convivencia y desaparición de tres agrupaciones en la ciudad. La repercusión del citado concurso, que fue un acicate para el alumbramiento de La Pamplonesa, ha llevado a esta última a rendir un reconocimiento a todos los actores que pusieron su granito de arena en la cita de 1918. Junto a los bergareses, ayer estuvieron presentes las bandas de Gernika, Portugalete, Galdakao, Irun, Errenteria, Tolosa, Elizondo, Sangüesa, Cintruénigo, Santesteban y Elciego.

“MUY AGRADECIDOS”El hecho de que el titular de la formación de Bergara sea nieto del director que dejó huella hace un siglo en la capital navarra y que, asimismo, la formación cuente con una cuarta generación de la misma familia, Patrizia González, motivó que la organización del evento requiriera ayer la presencia de padre e hija –Alfredo y Patrizia–, que estuvieron acompañados por los también músicos mahoneros Enrike Txurruka e Igor Larrañaga. Todos ellos acudieron de riguroso blanco y rojo, el inconfundible uniforme de los sanfermines.

“Ha sido muy emotivo;les estamos enormemente agradecidos por haberse acordado de nosotros y dedicarnos este detalle”, apuntó Gz. Chirlaque. El próximo año La Pamplonesa soplará las velas de su centenario. El siglo de vida se salpicará de celebraciones a las que ha sido invitada la banda de Bergara, una de las más longevas de Euskal Herria con 186 años a sus espaldas.

Secciones