Sánchez: “Los involucrados en el 1-O serán juzgados en España”

Pedro Sánchez rodeado de periodistas en el cumbre de la OTAN en Bruselas (EFE)

El PP le pide suspender la aplicación de Schengen y propone “volver a poner las fronteras”

I. Santamaría - Viernes, 13 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

Donostia - Pedro Sánchez pasó de puntillas sobre la decisión alemana respecto a Carles Puigdemont y no quiso poner calificativos a la resolución pero puso de relieve que los “involucrados” en el 1-O van a ser juzgados por los tribunales españoles, lo que consideró como “lo más importante”. Desde la cumbre de la OTAN en Bruselas, el líder socialista dijo que mantiene “la misma máxima” que cuando estaba todavía en la oposición, que es que “las resoluciones judiciales no se califican, se respetan”. Por lo tanto, se limitó a “respetar” todas las decisiones, “ya sean las de España, Alemania, Bélgica, o donde sea”. “Desde el punto de vista político, lo único que podemos hacer, y lo que espera la sociedad española, no es que califiquemos las resoluciones, sino respetarlas”, concluyó el presidente español.

El PP reclamó al Gobierno de Sánchez que gestione ya cómo mejorar la euroorden y evitar que puedan existir “santuarios políticos” en la UE, mientras que desde Ciutadans ven en el dictamen una “buena noticia” pero desde otra perspectiva, ya que “así tendrá que dar la cara ante los tribunales”. El portavoz adjunto del PP, Carlos Floriano, aseguró que el Ejecutivo socialista debe hacer “todo lo que esté en su mano” para mejorar la euroorden y que prevalezca el criterio y el tipo penal que establezca el juez que conoce la causa, como sucede, apuntan, con Pablo Llarena. Su compañero Esteban González Pons fue más allá al pedir a Sánchez que suspenda la aplicación del tratado de Schengen, por el que se permite la libre circulación de las personas entre los países europeos, “hasta que se aclare” el caso de Puigdemont y después de que absolutamente “se ha perdido la confianza” con Alemania. “Es un día triste para la integración europea”, resaltó el parlamentario popular.

“Schengen está en riesgo. No podemos quitar las fronteras si no hay confianza. Si los presuntos delincuentes se escapan y no nos los devuelven habrá que plantearse volver a poner las fronteras”, afirmó González Pons, quien cree que hay que tomar esa medida por “dignidad y por orgullo”. El eurodiputado del PP insistió en que, si la situación hubiera sido la contraria y “un delincuente alemán se hubiera fugado a España, nosotros lo habríamos devuelto. Es lo que España habría hecho por Alemania”, puntualizó haciendo así hincapié en una idea que ya apuntó el pasado mes de abril durante la celebración de la convención del PP en Sevilla.

Por su lado, el portavoz naranja Carlos Carrizosa reseñó que corresponde al Supremo decidir si hubo la “violencia suficiente” como para acreditar la rebelión. También se mostró crítico con el funcionamiento de las euroórdenes, ya que “hay personas involucradas en el golpe a la democracia que saldrán beneficiadas de huir de la justicia mientras que las que se han quedado aquí pueden quedar agraviadas”. “De haber tenido una euroorden más madura no nos tendríamos que encontrar con contradicciones entre países miembros de la Unión Europea”, recalcó. Desde la UE siempre se ha asegurado que no hay intención de cambiar el funcionamiento de las euroórdenes.

los ‘comunes’ afean a llarena Desde otros partidos, la portavoz de los comunes en el Parlament, Elisenda Alamany, se abonó al guion soberanista y apuntó que el fallo germano es un “golpe a la vía Llarena”, un juez que “se inventó” que hubo violencia para “justificar el delito inexistente” de rebelión. Recalcó que la “judicialización de la política no lleva a ninguna parte” y reclamó al Gobierno del PSOE que ponga fin a esta vía. También solicitó a la nueva fiscal general del Estado que retire las acusaciones de delitos de rebelión y sedición porque “no se aguantan”.

Desde el socialismo catalán se respeta la decisión pero no creen que cuestione a Llarena.El portavoz adjunto del PSC-Units, Ferran Pedret, destacó el “máximo respeto” a las decisiones judiciales y recordó que, en todo caso, hay más “recorrido” por delante. Que el tribunal alemán se pronuncie sobre la “equivalencia” entre el delito de rebelión del Código Penal español y el delito de alta traición en el código penal alemán “no cuestiona a Llarena”.

Secciones