Paul Pogba, un líder bajo las críticas

el francés se encuentra en el centro de la polémica desde su millonario traspaso al manchester united

Un reportaje de Lucía Santiago - Viernes, 13 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

D ados su atrevimiento, su calidad y su millonario pase de la Juventus al Manchester United, sobre Paul Pogba revolotean a menudo miradas especialmente críticas, analíticas y punzantes.

Quizás sobrevuelan su espacio desde que su agente, Mino Raiola, reparase en 2015 en que no hacía “falta ser Einstein para saber que Paul Pogba puede jugar en los mejores equipos del mundo”. Entonces no advertía a ningún otro jugador de 21 años que se hiciese cargo de un equipo de alto nivel de la manera en que lo hacía él.

El Manchester United pagó un verano más tarde la cifra exigida por la Juventus -105 millones-, pero su irrupción en la Premier League no fue la esperada.

Paul Scholes llegó a preguntarse dónde estaba aquel jugador que había maravillado en Italia.

Frank Lampard lo acribilló: “Realmente no sé quién es Pogba. Es un futbolista de YouTube. Combina malas decisiones con cosas fantásticas. Debe destrozar la cabeza de Jose Mourinho”.

El exjugador del Chelsea sí asumió que el galo era “más talentoso” y con “mejores pies” que él. “Pero no tiene sentido regatear en tu propio campo”, advirtió a finales de 2017, en uno de los momentos más bajos de Paul Pogba con los diablos rojos.

“¿Dónde está el jugador que compró el United? Ese que estaba en todo el campo, luchando, peleando, corriendo hacia el rival, anotando goles desde 25 yardas... Ahora solo se pasea por el campo”, cerró Scholes.

Esas lecturas sobre la aportación de Paul Pogba han ido mutando a su paso por el Mundial de Rusia.

Mourinho alabó en los últimos días su “madurez” y lo destacó como hombre decisivo en el envite de semifinales ante la selección de Bélgica. Ubicado en el doble pivote, junto al incombustible N’Golo Kanté, Pogba supo mantener la posición y el control de juego.

Ya sin Olivier Giroud, aprovechó su mayor libertad para “mantener la pelota lejos de las áreas peligrosas y para asociarse con Antoine Griezmann”, analizó el preparador de Setúbal.

Cuando se cumplen 20 años del único triunfo mundialista de Francia, Paul Pogba se descubre sobrado de atrevimiento para ponerse al frente del sueño de todos sus compañeros.

“Las vacaciones después de la final de la Eurocopa que perdimos en 2016 todavía las tengo presentes. Conozco el sabor de la derrota y es realmente malo. Queremos terminar este campeonato bien”, advirtió ayer. “Quiero ganar la copa. El torneo aún no ha terminado. Nos sigue quedando un gran paso”, se despidió el jugador de los 105 millones.

samuel umtiti