ENTREVISTA EN ONDA VASCA

EH Bildu reitera que el acuerdo con PNV sobre el nuevo Estatuto es "histórico"

Iker Casanova, en Onda Vasca. (Onda Vasca)

Casanova lamenta que Elkarrekin Podemos no se sumara al pacto "por vértigo", aunque subraya que el proceso no está "cerrado"

El parlamentario de EH Bildu Iker Casanova ha reiterado que el acuerdo de su formación con el PNV sobre las bases del nuevo Estatuto vasco es "histórico" y ha lamentado que Elkarrekin Podemos no se haya sumado por "vértigo", si bien ha insistido en que el proceso no está "cerrado" y se pueden incluir "más voluntades". Asimismo, ha censurado que las críticas del PSE-EE a este pacto evidencian que "algunos están estancados en el pasado".

EP - Jueves, 12 de Julio de 2018 - Actualizado a las 09:55h.

BILBAO. En una entrevista concedida a Onda Vasca, recogida por Europa Press, ha considerado que "no es ninguna exageración decir que, por primera vez en los últimos 40 años, existe un acuerdo de fondo sobre el modelo de autogobierno entre las dos grandes fuerzas abertzales" que, además, en este momento son "las dos primeras del país con mucha diferencia" y suman "casi dos tercios" en el Parlamento Vasco.

Por ello, cree "justo calificarlo de histórico", tal y como hizo el coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi. Casanova ha señalado que, pese a que "había mucho escepticismo" sobre el nuevo estatus e "interés premeditado de que no fuera adelante", se cuenta con ya "con un texto negro sobre blanco, la base para un nuevo estatus de relación entre Euskal Herria y el Estado" y "el alcance es histórico por el acuerdo en sí y por el propio contenido del acuerdo".

No obstante, ha admitido que "esto era el primer hito" y el segundo se producirá "cuando se ponga redactado en forma de un estatus concreto" y, según ha apuntado, "la parte más difícil vendrá después a la hora de tratar que el Estado español acepte la voluntad democrática de la mayoría de la ciudadanía de este país".

El parlamentario de EH Bildu ha asegurado que su formación no ha renunciado a sus "objetivos finales, que son los de la independencia", y, aunque el texto acordado "no es un estatuto para la independencia, sí es un estatuto que permite reconocer este pueblo, reconocer sus derechos y, en un momento determinado, poder materizalizar un proyecto independentista si una mayoría suficiente de esta sociedad así lo determinara".

Según ha indicado, "mientras esa circunstancia no se dé, entendemos que hay que crear un consenso entre las diferentes sensibilidades políticas del país".

"Nosotros no renunciamos a nuestros objetivos políticos e independentistas, pero entendemos que hay otros agentes igual de importantes que nosotros y, en algunos casos, numéricamente más significativos que están en otra tesis. Se trata de llegar a un consenso, un mínimo común denominador que permita sentirnos más o menos cómodos en el Estado en el que estemos pero también tener la posibilidad de materizalizar más adelante otros proyectos más ambiciosos", ha explicado.

A su entender, se ha realizado "un abordaje bastante realista y pragmático de la relación de fuerzas actual", fruto del cual se ha llegado a un consenso. Casanova ha considerado "una pena" que no se haya podido sumar a Elkarrekin Podemos al acuerdo porque "no hay nada en el texto que no esté en sintonía con lo que ellos han manifestado que es su posicionamiento ideológico".

En su opinión, "no ha habido un desacuerdo real, sino cierto vértigo" por parte de Elkarrekin Podemos por la posible repercusión electoral en el ámbito del Estado, lo que le ha llevado a "desmarcarse".

No obstante, ha recordado que "no es un proceso cerrado", sino que "a partir de ahora hay que redactar un texto y los votos particulares están ahí para algo", de manera que el equipo de juristas que redacte el Estatuto, "sabiendo lo que representa cuantitativamente cada formación, tendrá en cuenta esos votos particulares y también en la negociación que se pueda dar entre partidos para tratar de incluir más voluntades".

En relación a las advertencias de que puede suceder lo mismo que en Cataluña, ha señalado que "lo que está pasando en Cataluña está pasando precisamente porque no se ha atendido esa voluntad de esa sociedad de tener un modelo de relaciones con el Estado basado en la igualdad y en el reconocimiento de la identidad nacional del pueblo catalán". "Y cuando no se dan caminos oficiales, se buscan vías paralelas", ha agregado.

Según ha indicado, "nosotros lo que tenemos encima de la mesa en estos momentos no es una apuesta por la ruptura con el Estado, es una apuesta por buscar un encaje dentro del marco jurídico-político del Estado a la voluntad de una mayoría de la sociedad vasca de autodefinirse como nación". "Es la voluntad de relacionarnos en igualdad con Estado, pero también es una oferta de cierta convivencia", ha planteado.

De este modo, ha asegurado que "quien apuesta por Cataluña no es quien busca ese tipo de fórmulas, sino quien las niega" y, por tanto, "serán otros quienes fuercen esa situación".

En esta línea, ha censurado la críticas del PSE al texto acordado por PNV y EH Bildu, que demuestran que "algunos están estancados en el pasado y fuera de la realidad y del presente de este país".

Según ha indicado, "estas bases situarían a la vanguardia europea y mundial en derechos sociales y derechos reconocidos para las personas", por lo que sería "un avance muy importante" no sólo "para reconocer a este pueblo, su identidad y su derecho a gobernarse a sí mismo", sino "para dar instrumentos para tener un modelo de sociedad más igualitario".

En su opinión, "esos discursos apocalípticos responden a la falta de un argumentario real para oponerse a un Estatuto que es realmente democrático e incluyente".

BUENA VOLUNTAD

Por otro lado, ha considerado que el Gobierno Pedro Sánchez va a ser "mejor" que el anterior Ejecutivo, si bien ha subrayado que "hay que ver cuánto mejor va a ser" porque, tras las "declaraciones de buena voluntad", son precisas "voluntad de desarrollarlas y capacidad para articular las mayorías necesarias para llevarlas adelante".

En este sentido, ha apuntado que en materias "tan sensibles" como las competencias pendientes de transferir a Euskadi o el traslado de presos de ETA "estamos en ese estadio inicial de declaraciones de buena voluntad" que no han venido acompañadas de "ningún hecho real".

También ha aludido a la situación que vive el Partido Popular y ha indicado que "a estas alturas es bastante difícil diferenciar qué es Ciudadanos y que es el PP" e, incluso, "el gran aspirante" a la presidencia del PP, en referencia a Pablo Casado, "parece un clon" de Albert Rivera.

A su entender, el PP en este momento está "en una situación de debilidad, en estado de shock por la pérdida inesperada del Gobierno y también por las miserias internas, como el enésimo fraude sobre el número de afiliados". En este marco, ha lamentado, hay "una tentación por parte de un sector" del PP para "recuperarse haciendo una apelación al sentimiento español nacionalista más puro, y a buscar una fórmula de recentralzacion, enarbolar la bandera española y un discurso del pasado".

Ante este "discurso", ha apelado a "no tener complejos y hacerle frente con pedagogía política tanto en las fuerzas estatales como de las de las naciones del Estado", manteniendo "un contradiscurso", con el objetivo de que, "con el tiempo, se imponga un sentido común mayor que el que refleja ese discurso".

Secciones