El CRL advierte de que la mejoría económica vasca no reduce la temporalidad laboral

El Consejo de Relaciones Laborales afirma que el número de trabajadores vascos acogidos a convenios no negociados en Euskadi sigue creciendo

Xabier Aja José María Martinez - Jueves, 12 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

dOnostia - La tasa de temporalidad en el mercado laboral aumenta en Euskadi pese a que 2017 se cerró como el cuarto año consecutivo de crecimiento económico y aunque la tasa de crecimiento de los contratos indefinidos que se formalizaron cuadruplicó a la de los temporales. Esta es una de las características de un mercado laboral vasco en el que los trabajadores acogidos a convenios colectivos no negociados en Euskadi sigue creciendo a pesar de que, en teoría, existe una mayoría sindical que apuesta por el ámbito vasco.

La elevada temporalidad y la pérdida de peso de los convenios vascos son dos de los elementos que destacaron en el Consejo de Relaciones Laborales (CRL) vasco que preside Tomás Arrieta en relación a la evolución del pasado ejercicio.

La persistencia de la temporalidad en los contratos de trabajo, según destacó Arrieta, pese al mayor incremento de los indefinidos en 2017 desvela “un problema estructural” que podría indicar que el empleo indefinido que se genera en el País Vasco “no es de mucha calidad” en términos de estabilidad.

El presidente del CRL, Tomás Arrieta, presentó ayer en Bilbao el informe del organismo socio-laboral sobre la situación económica y relaciones laborales de 2017 y el avance de 2018, cuyos datos reflejan, y “esto es positivo”, afirmó, una reactivación de la negociación colectiva en Euskadi, aunque en el otro plato de la balanza advirtió del aumento de las desigualdades salariales y de un incremento de la conflictividad laboral tras dos-tres años anteriores, sin grandes huelgas.

Estas “luces y sombras” del mercado laboral vasco se reflejan en el informe del CRL que, entre otros aspectos preocupantes, recoge la situación de precariedad en el mercado laboral vasco. Pese al notable crecimiento del PIB del pasado año la tasa de temporalidad creció un punto hasta el 28,5%, del total de trabajadores, y en el primer semestre de 2018 otro punto, hasta el 29,5%, pese a que crece más la contratación indefinida que la temporal.

¿Cómo puede ser que tras cuatro años de crecimiento económico, 3 de cada 10 trabajadores vascos no sean fijos en sus empresas?

Según los responsables del CRL, el hecho podría estar relacionado con el propio funcionamiento ordinario del mercado de trabajo de Euskadi, en el que se pierde empleo indefinido por jubilaciones sin que sea compensado con el que se genera, afirmó Arrieta. Y otra posible explicación indicaría que la estabilidad del empleo indefinido que se crea no es de mucha calidad y la relación laboral se extingue en un período relativamente corto.

En cualquier caso, el informe del CRL refleja una realidad preocupante y es que el empleo no se recupera al ritmo del crecimiento económico por lo que el organismo atribuye parte del descenso del paro a la evolución demográfica y al descenso de la población activa asociado a un proceso de envejecimiento de la población vasca. Es más, un dato a analizar es que pese a haberse recuperado el nivel de PIB vasco de antes de la crisis, el nivel de empleo es inferior con 50.000 vascos menos.

Convenios colectivos Al pasar revista al estado de la negociación colectiva, Arrieta señaló que da muestras de recuperación en Euskadi desde 2017 aunque la foto final todavía “no muestra signos claros” de que se esté produciendo un “desbloqueo efectivo”.

Este año se ha producido un aumento de la renovación de convenios pese a que, según indicó Arrieta en tono irónico, “se tarda 491 días de media en negociar uno”. Con todo el número de convenios renovados en Euskadi en lo que va de año ha crecido 4 puntos respecto a los que había al término del primer semestre de 2017, mientras que los que decaen han retrocedido 5 puntos.

Al cierre de 2017, el 39,2% de los trabajadores vascos tenía su convenio vigente, 16 puntos porcentuales más que al inicio de ese año. Asimismo el de los prorrogados y pendientes de renovación caía casi 15 puntos, hasta situarse en el 41,55% del total.

Con todo, el CRL alerta de que la dependencia de convenios estatales “va creciendo” y esa tendencia no se está “neutralizando de manera adecuada”, porque los convenios negociados en Euskadi descienden “drásticamente” desde la aplicación de la reforma laboral en 2013. Para Arrieta esa dinámica ha conducido a que los agentes sociolaborales vascos “estamos perdiendo espacio” en la negociación colectiva

En cuanto a los salarios, los convenios firmados el pasado 2017 recogían alzas del 1,65% y este año del 2,09% pero las desigualdades salariales siguen creciendo porque “los salarios más bajos son los que más han perdido en los años de la crisis”.

Por último, Arrieta alertó del problema demográfico que se cierne sobre País Vasco por el envejecimiento de la población ya que entre 2008 y 2017 las personas en edad de trabajar (de 20 a 64 años) han disminuido en más de 80.000.

los datos

29,5

puntos porcentuales es la tasa de temporalidad que se registra en el presente 2018, un punto más que el año anterior.

50

mil trabajadores ha perdido la economía vasca en comparación con los niveles que se registraban antes de la crisis, a pesar de que el PIB se ha recuperado.

491

días se tarda en negociar un convenio colectivo según el CRL.