Tolosa inicia un muestreo para evitar la proliferación del mosquito tigre

Un mosquito tigre.

Neiker Teknalia ha colocado trampas para detectar huevos del insecto

Marta San Sebastián - Miércoles, 11 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

Tolosa - El mosquito tigre es vector de varias enfermedades tropicales como el dengue, chikungunya o zika, y su fácil adaptación al entorno urbano hace que su presencia en ciudades haya aumentado en los últimos años. Con el fin de evitar su proliferación, Tolosa está siendo uno de los lugares de estudio a través de unas trampas que se están analizando semanalmente en el laboratorio de Neiker Teknalia.

Desde que en 2013 se puso en marcha en Euskadi el Plan de vigilancia de Mosquito Tigre, por primera vez este año el control se ha extendido a municipios guipuzcoanos. En Tolosa el muestreo comenzó el pasado 4 de julio y se extenderá hasta la primera quincena de noviembre. En caso de detectar huevos de mosquito tigre en las trampas colocadas se realizarán tratamientos para su control de forma inmediata.

Este insecto tiene preferencia por contenedores de agua naturales, como pueden ser los agujeros de los troncos de árbol, pero también por depósitos artificiales, como platos de macetas o cualquier oquedad que pueda acumular pequeñas cantidades de agua. Por este motivo, se han elegido entornos favorables para la colocación de las ovitrampas;es decir, zonas con vegetación y en ausencia de otros puntos de agua que hagan competencia a las ovitrampas.

Se trata de un plan impulsado por el Departamento de Salud, Departamento de Desarrollo Económico e Infraestructuras, así como de Neiker Tecnalia. Desde 2014 se está detectando cada año la presencia del insecto en puntos cercanos a la frontera con Francia, donde el mosquito se encuentra implantado y activo. Asimismo, en 2017 se detectó en las cercanías de Bilbao.

enfermedades Aedes albopictus, conocido comúnmente como mosquito tigre, es un insecto cuya área original de dispersión se ubica en el sudeste asiático, donde protagoniza un importante papel en la transmisión de la enfermedad de Dengue.

Los adultos tienen un tamaño entre 2 y 19 milímetros, y su cuerpo es de color negro con un patrón blanco y negro en las patas y en el abdomen, y una raya blanca en la cabeza y en el tórax.

Tiene hábitos de alimentación diurnos, puede vivir en la cercanía de los domicilios humanos, y se estima que su periodo de mayor actividad estaría entre junio y noviembre, periodo en el que la población permanece más tiempo al aire libre. Tiene un comportamiento antropofílico, alimentándose fundamentalmente del hombre. La hembra se alimenta de sangre y a través de la picadura obtiene las proteínas necesarias para la formación de huevos.

Es un mosquito de corto recorrido de vuelo de 200-400 metros. Sin embargo, se ha difundido a amplias regiones del mundo, mediante transporte pasivo de huevos, larvas, con el desplazamiento de mercancías (neumáticos...).

Hasta la fecha se ha reconocido su capacidad de transmisión de virus como el dengue, chikungunya y, posiblemente, del virus zika. Por ello, las medidas de vigilancia y control son imprescindibles para controlar la presencia y proliferación del mosquito y, en su caso, reducir su presencia a niveles de tolerancia aceptables. Por consiguiente, es necesario implementar programas de vigilancia y control frente a vectores capaces de introducir en una zona agentes patógenos infecciosos exóticos, como es el caso del mosquito tigre.

Secciones