“Nunca quería ser ni protagonista ni personalista”

El director general de Gureak, Iñigo Oyarzabal, falleció ayer tras toda una vida dedicada al grupo empresarial

Miércoles, 11 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

donostia - Live simply. Vivir de forma sencilla. Esta frase que tenía en su perfil en las redes sociales el director general de Gureak Iñigo Oyarzabal, fallecido en la madrugada de ayer a los 53 años, es para los trabajadores del grupo empresarial la mejor definición posible de su forma de ser.

“Con ese lema nos contagiaba a todos. Era un gran lider, que confiaba mucho en el equipo, en hacerlo todo juntos y en delegar cuando era necesario. Él nunca quería ser ni protagonista ni personalista”, aseguraron a este periódico compañeros de trabajo del donostiarra, aún conmocionados por esta pérdida tan imprevista.

Iñigo Oyarzabal nació en el barrio de Herrera y nada más licenciarse en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de Deusto y realizar un master en Dirección General por la IESE Business School de la Universidad de Navarra, se involucró en la gestión de Gureak;primero como director de la división de servicios a lo largo de 21 años, y después como director general del grupo los últimos siete.

Casado y padre de dos hijos, Oyarzabal falleció en la madrugada de ayer a causa de un paro cardíaco. Una noticia que pilló ayer por sorpresa al grupo empresarial. “Su misión, al igual que la de Gureak, era siempre la de ayudar a los más desfavorecidos”, indicaron, casi sin tiempo para asimilar la triste noticia.

Para conseguirlo, Oyarzabal no dudaba en salir de su despacho siempre que la situación lo requiriese, empaparse de este modo del ambiente que se respiraba en los talleres y conocer in situ la realidad social del territorio.

Pero el trabajo no era su única prioridad. El donostiarra practicaba ciclismo y esquí de fondo, además de ser un gran aficionado a los viajes y a la fotografía. “Siempre nos decía que la vida no solo era trabajar”, apuntaron sus colegas.

un ejemplo Desde la Diputación lamentaron a través de una nota el fallecimiento de Oyarzabal, recordando su trabajo en la consolidación de un modelo empresarial de inclusión sociolaboral que cuenta con un equipo humano de más de 5.600 personas.

“Iñigo era una persona muy trabajadora, capaz y humilde y que encarnaba de lleno los valores de Gureak”, aseguró el diputado general, Markel Olano, quien recordó una frase de él en la que decía que el director general no puede saberlo siempre todo. “Su gran trabajo y su calidad humana serán una inspiración para todos”, añadió.

La diputada de Políticas Sociales, Maite Peña, afirmó, por su parte, que era una persona “tenaz, empática y positiva, de fácil trato y que se ponía en el lugar de los demás”, mientras que el diputado de Gobernanza, Imanol Lasa, aseguró que “era un ejemplo de buen hacer, de humildad y de lo que es ser guipuzcoano”. - A.Z.