Semifinales

Un gol de Umtiti vale una final

Partido Francia-Bélgica en el Mundial de Rusia 2018. (EFE)

el central del BArcelona logra marcar en un remate de un córner para y desequilibra un buen partido entre Francia y Bélgica

Miércoles, 11 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

San Petersburgo - Francia jugará la final del Mundial de Rusia al superar a Bélgica con un cabezazo del central Samuel Umtiti tras un saque de esquina, la sentencia de un conjunto galo que jugó sus cartas al contragolpe y frenó en seco el sueño de la generación dorada del fútbol belga.

La cabeza de Umtiti bien vale una final, la tercera de un Mundial para Francia, lograda con la receta práctica con la que ha conseguido avanzar en Rusia 2018: la del contragolpe, con un excelente Kylian Mbappé a la carrera y un inteligente Antoine Griezmann. Solo los fallos de Olivier Giroud les privaron de más goles.

La nueva hornada bleu tendrá su segunda final consecutiva, tras la que perdieron en la Eurocopa 2016 ante Portugal, y la tercera de su país en la Copa del Mundo. La primera la ganaron en casa en 1998 a Brasil con su seleccionador Didier Deschamps sobre el césped. En la segunda, cayeron ante Italia en Alemania 2006.

Un testarazo del que se acordarán mucho tiempo en Bélgica, que volvió a darse de bruces con el muro de las semifinales. El mismo que frenó a la generación de Enzo Scifo y Jean-Marie Pfaff en México 1986 lo hizo con los Eden Hazard, Romelu Lukaku, Kevin de Bruyne o Thibaut Courtois. Dominaron la posesión, pero carecieron de peligro.

Los dos equipos llegaban sin haber concedido casi nada: Francia, apenas un empate contra Dinamarca en la primera fase y unos minutos a Argentina en octavos, antes de que la destrozara Mbappé. Bélgica, unos octavos de sufrimiento y remontada épica ante la sorprendente Japón y una lección táctica en los cuartos a Brasil.

El balón fue desde el inicio belga. Hazard superó en todo momento al joven lateral galo Benjamin Pavard y amenazó en los compases iniciales. El acoso belga siguió. Sin haber llegado al gol, los Diablos Rojos bajaron una marcha, y Francia comenzó a encontrar el contragolpe y las ocasiones. Giroud tuvo dos.

Las recetas de ambos equipos eran tan complementarias que provocaban ocasiones en uno y otro lado. Tras el descanso, la tónica fue parecida, pero la posesión belga era menos peligrosa y las contras francesas más afiladas. En un córner, Umtiti se adelantó a Alderweireld y Fellaini para marcar el gol que resultó definitivo, ya que el empeño belga no pudo con la solidez gala. - Efe

Secciones