La tecnología se va de campamento

Participantes de los campamentos tecnológicos, ayer, en Laboratorium.

BERGARA OFRECE A CHAVALES DE 9 A 12 AÑOS UNA PRIMERA PUERTADE ENTRADA A LOS DRONES, LA DOMÓTICA Y LA PROGRAMACIÓN 

Un reportaje de Anabel Dominguez - Martes, 10 de Julio de 2018 - Actualizado a las 11:14h.

Divertirse aprendiendo. Eso es lo que desde ayer están haciendo los 22 chavales y chavalas que han decidido ocupar algunos días de sus vacaciones estivales en un campamento tecnológico. En el museo Laboratorium de Bergara, el mismo que custodia y muestra los instrumentos científicos, los modelos de anatomía y las piezas de zoología de la valiosa colección del Real Seminario, durante esta semana el mundo de los drones y la programación es también protagonista.

En su empeño por ejercer un papel activo en la sociedad, y tras el buen sabor de boca de las dos ediciones anteriores, Laboratorium repite la experiencia que tiene como objetivo “promover las vocaciones científicas y tecnológicas” entre los niños, a la que vez que desarrollan habilidades combinándolas con el ocio.

La de ayer fue la primera toma de contacto. “Los participantes aprenderán cómo funciona un dron, sus componentes, motores, controladores, acelerómetros…”, explicaba el joven hondarribitarra Ander Torres, que dirige uno de los dos talleres que conforman el programa de este año, y en el que toman parte bergararras de entre nueve y 14 años. Este ingeniero electrónico e informático, que se encuentra inmerso en su trabajo de fin de carrera, repite como monitor en estos campamentos, una oportunidad que, además, aprovecha para “sacar un dinerillo en verano”, apuntaba sonriente.

Le acompaña al frente del taller bautizado con el nombre de Drone master, el bergararra Andoni Mujika, que mediante un simulador enseñará a los participantes a volar estas aeronaves no tripuladas.

MAQUETA DE UNA CASA Otra de las aulas del palacio Errekalde acoge las sesiones tituladas Girl&Tech, que están pensadas para animar a las niñas y adolescentes a tener presencia en las TIC y contribuir, de este modo, a romper la brecha “creada por la sociedad de la mujer en la tecnología”, explican los organizadores en la presentación de esta actividad.

“De momento hemos empezado a programar una casa domótica que controlaremos a través de las luces, las puertas, la temperatura...”, detallaba el joven bergararra de 22 años, Ion Loidi, que capitanea las clases.

El proyecto educativo Camp Tecnológico impulsa esta iniciativa que trata de fomentar, asimismo, el trabajo en equipo y la innovación entre niños y adolescentes, marcándoles un reto y estimulando su creatividad. Hasta el viernes, de 9.00 a 14.00 horas, la tecnología reina en Bergara.

Secciones