La Diputación hará un seguimiento a los cuidadores de las personas mayores

Afectará a 10.353 personas y requerirá de una inversión de 632.000 euros

Martes, 10 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

donostia - La Diputación de Gipuzkoa y los ayuntamientos del territorio realizarán un seguimiento a los cuidadores de personas dependientes en el hogar a partir del próximo año para determinar quién necesita ayuda y darle apoyo.

De esta medida se beneficiarán las personas con prestación económica para cuidados en el entorno familiar (Pece), aunque se podrá ampliar excepcionalmente a personas con prestación económica de asistencia personal (Peap) en municipios pequeños, informó ayer el ente foral en un comunicado.

Con esta medida, pretende alcanzar a una “población objetivo” de 10.353 personas en todo el territorio, lo que tendrá un coste anual de 632.272 euros, con los que se sufragarán las horas de trabajo del personal técnico y del administrativo, así como las del personal equivalente a jornada completa.

Este servicio se pondrá en marcha tras el acuerdo alcanzado en la Mesa Interinstitucional de Servicios Sociales de Gipuzkoa, en la que los consistorios están representados por Eudel.

La diputada de Políticas Sociales, Maite Peña, destacó que el propósito de este seguimiento es asegurarse de “cómo evoluciona el grado de dependencia” y si el familiar que le atiende está “en condiciones” de hacerlo, de forma que, si no lo está, se pueda contratar a un cuidador.

Precisó asimismo que, aunque está previsto que el seguimiento se inicie en 2019, “todavía falta trabajar con los ayuntamientos los detalles y los criterios a aplicar”.

Peña indicó que se va a acometer “un esfuerzo importante”, ya que “no se trata solo de llegar” a las más de 15.000 personas que reciben esas prestaciones, sino de contar con “un sistema permanente que pueda abordar las altas y bajas que se producen continuamente”.

Según puntualizó el seguimiento implicará, en principio, la visita al domicilio de la persona dependiente que podrá ser “sustituida por otras alternativas” en aquellos casos en que el dependiente sea usuario de servicios sociales formales. - Efe/E.P.