La autovía de Deskarga, que tiene ya el 60% de la obra ejecutada, se abrirá al tráfico en marzo

Se han construido los cinco viaductos y se han realizado tres de los cinco desmontes previstos
Las intensas lluvias y las nevadas de los últimos meses han complicado los trabajos en la zona

Alex Zubiria - Martes, 10 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

bergara - A pesar de la climatología tan adversa que ha padecido Gipuzkoa este invierno y esta primavera, la autovía de Deskarga avanza a buen ritmo y ya tiene el 60% de su obra ejecutada. De continuar así, el tramo que une Bergara con Antzuola se prevé que este listo para el 23 de marzo del año que viene, lo que pondrá el punto final a una serie de complicaciones que llegaron incluso a paralizar la construcción durante algo más de un año y a convocar un nuevo concurso público.

El diputado general, Markel Olano, y la diputada de Infraestructuras Viarias, Aintzane Oiarbide, comprobaron ayer in situ la evolución de las obras de uno de los principales proyectos de la legislatura. Desde que se retomasen los trabajos a comienzos del pasado año, se ha ejecutado el 60% del tramo,

“Tras dos tercios del plazo de ejecución ya completados, tener más de la mitad de la obra realizada nos da confianza para poder finalizar las tareas en las fechas que teníamos previstas”, aseguró Olano. De este modo, si el ritmo de trabajo no decae durante los próximos meses, la Diputación prevé poner en funcionamiento el tramo a partir del 23 de marzo del próximo año.

No obstante, cumplir con los plazos de la obra estipulados no ha sido nada sencillo. La climatología que ha padecido el territorio en los últimos meses ha complicado las tareas más de lo esperado. Desde el 1 de septiembre de 2017 al pasado 30 de junio, este tramo registró 1.600 milímetros de precipitaciones, cuando lo habitual son 1.400. El 4 de junio el pluviómetro colocado en Deskarga incluso llegó a recoger 61 litros en una hora, una cifra que batió con creces el récord de los últimos 100 años en Gipuzkoa, que se situaba en 49 litros.

A estas intensas lluvias, hay que sumarles las nevadas que se produjeron en invierno y que dieron como resultado varios desprendimientos en la zona.

“La mayoría de los expertos nos avisaron de que todos los posibles problemas que se pudieran generar se daban en este tramo, por lo que solo puedo felicitar a los trabajadores y a las empresas que están abordando la obra por el trabajo que están haciendo”, indicó Oiarbide, quien aseguró que el estudio geológico que se realizó antes de las labores ha sido fundamental para evitar los contratiempos. “Teníamos claro que el proyecto debía ser sólido y adelantarse a cualquier imprevisto”, añadió al respecto la diputada.

evitar los desprendimientos La autovía de Deskarga consta de 5,3 kilómetros que afectan principalmente a las comarcas de Urola, Goierri y Debagoiena, aunque “su significación”, señaló el diputado general, incidirá en toda Gipuzkoa.

En este tramo se han construido cinco viaductos y se han realizado tres desmontes que han rebajado la rasante del terreno. En los próximos meses se ejecutarán los dos restantes, cuyos trabajos ya se han iniciado.

La mayoría de los recursos, no obstante, han estado puestos en la fijación de los taludes, ya que An-tzuola ha sido históricamente una zona con altos niveles de deslizamientos.

Para evitar cualquier posible desprendimiento, se han utilizado 3.000 kilos de sostenimiento y 160 kilómetros de cable, suficientes para unir Donostia con Logroño.

Una vez que estén finalizadas las obras, se instalarán una serie de sensores que controlen posibles movimientos.

Asimismo, se han excavado más de 592.000 metros cúbicos de tierra, válidos para rellenar un campo de fútbol de 40 pisos de altura;y se han utilizado 19.000 metros cúbicos de hormigón armado y 2.900.000 kilos de acero, una cantidad con la que se podrían rellenar nueve piscinas olímpicas.

Con el objetivo de recuperar el paisaje de la zona, la Diputación ha plantado 750 árboles autóctonos, 140 trepadoras y 160 estaquillas de sauce, ha hidrosembrado 61.000 metros cuadrados de superficie y utilizado 1.000 toneladas de compost vegetal procedentes de la propia comarca.

una serie de complicaciones Con la puesta en marcha de la autovía de Deskarga se dará por concluida la denominada Rotonda de Gipuzkoa. Gracias a ella, todos los municipios del territorio tendrán una vía alta de capacidad a menos de 15 kilómetros de distancia.

“En 2015 tomamos el compromiso de conseguirlo, y lo estamos cumpliendo. La carretera vieja estaba saturada y con esta autovía todos los guipuzcoanos notaremos su presencia”, apuntó el diputado general.

Esta variante permitirá reducir a once minutos la distancia entre Beasain y Bergara, y a menos de cinco minutos con Zumarraga.

Las obras de la autovía de Deskarga se iniciaron en la legislatura anterior, pero fueron paralizadas al rescindirse el contrato de la empresa adjudicataria tras ser derrumbado uno de los taludes en julio de 2014.

Un año después, con el cambio de gobierno, el talud fue reparado y se volvió a adjudicar la obra, retomándose los trabajos en la zona.

Estos cambios hicieron disparar el coste de la obra de los 48 millones iniciales a los 86 finales, ya que a los 35 millones gastados durante los primeros trabajos hay que sumar nueve de indemnización a la empresa adjudicataria y 41,7 en la adjudicación del nuevo proyecto.

las cifras

Desde el 1 de septiembre de 2017 al 30 de junio de 2018 se registraron 1.600 milímetros en la zona, cuando la media habitual es de 1.400. El 5 de junio incluso se recogieron 61 litros en una hora en Deskarga, la cifra más alta en el último siglo.

Con el objetivo de evitar los deslizamientos habituales en la zona, se han fijado una serie de taludes para los que se han utilizado 3.000 kilos de sostenimiento y 160 kilómetros de cable, suficientes para unir Donostia con Logroño.

Por el momento, se han excavado más de 592.000 metros cúbicos de tierra, una cantidad suficiente para rellenar un campo de fútbol de 40 pisos de altura y se han utilizado casi 19.000 metros cúbicos de hormigón armado.

Para recuperar el paisaje de la zona, la Diputación ha plantado 750 árboles autóctonos y ha utilizado 1.000 toneladas de compost.