Gestos y buen rollo: regalos, paseo y tuits en catalán

Torra obsequia a Sánchez una botella de ratafía y el presidente español le enseña los jardines y las fuentes de Moncloa

Martes, 10 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

Donostia - Pedro Sánchez y Quim Torra se volcaron ayer en realizar gestos cargados de simbolismo para facilitar el deshielo y empezar a construir los puentes que se han destruido en los últimos años entre los gobiernos español y catalán. Al margen de los logros políticos que las dos partes hayan obtenido y vendido a sus respectivas parroquias, no es posible pasar por alto el esfuerzo de los dos presidentes por el buen rollo y los gestos de distensión.

El primero en romper el hielo fue el president de la Generalitat antes incluso de comenzar la reunión. Torra obsequió al presidente español con una botella de licor de ratafía y dos libros sobre Catalunya, uno de ellos de mapas y otro sobre el Val d’Aran. El licor de ratafía está elaborado a partir de la maceración de diversos frutos, se encuentra en diversas zonas del Mediterráneo y en Catalunya cuenta con indicación geográfica protegida. El ratafía es un aperitivo o digestivo que tiene su origen etimológico en la fórmula latina “rata fiat” (“sea ratificado”), utilizada para ratificar o sellar pactos y acuerdos. Existen otras leyendas épicas vinculadas a este licor pero remiten al mismo significado o parecido, por lo que la expresión “rata fiat” puede traducirse también como “queda firmado”.

Junto con el licor, Torra le ha obsequiado con el libro Aran, un país, de Francesc Tur y Jèp de Montoya, que recoge numerosas fotografías del Val d’Aran. La segunda publicación se titula Imago Catalonia, un catálogo de mapas de Catalunya desde la Edad Media hasta la actualidad.

Sánchez le correspondió a su manera y le enseñó la fuente ubicada en los jardines del Palacio de la Moncloa, que era el lugar de las citas secretas entre Antonio Machado y Pilar de Valderrama, Guiomar. Torra le había mostrado su curiosidad por conocer esta fuente. Al término de su entrevista, los dos mandatarios dieron un paseo por los jardines de la Moncloa y se acercaron hasta la fuente, que hoy forma parte del Complejo que alberga la sede de la Presidencia del Gobierno y que antes era un espacio abierto al público.

No terminó ahí la panoplia de gestos. Al término del encuentro, Sánchez escribió varios tuits en catalán que fueron lanzados desde las cuentas oficiales de Moncloa. “Una crisis política requiere de una solución política. Esta reunión es un punto de arranque constructivo para la normalización de las relaciones”, escribió el presidente español primero en catalán y luego en español, adjuntando una fotografía de ambos presidentes paseando por los jardines del Palacio de la Moncloa. A este mensaje le siguió otro, también en los dos idiomas: “Más de dos horas de reunión, cordial y correcta. Este es un primer paso. Ahora hay que recorrer juntos el camino”. - H. U.

Turca, la perra del presidente. Durante el paseo por los jardines y las otras zonas del Complejo de la Moncloa, el presidente español le enseñó a Torra las dependencias de la sede gubernamental, así como la sala en la que se reúne cada viernes el Consejo de Ministros. A lo largo de ese paseo el president de la Generalitat tuvo la oportunidad de conocer también a la perra Turca, un perro de aguas blanco y negro que es la mascota de la familia desde diciembre de 2017.