La poética de Izaro, en dos dimensiones

el artista bàlu ha retratado a la cantante en la donostiarra calle easo para “contextualizar” su obra

Un reportaje de Harri Fernández - Martes, 10 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

El artista Bàlu ha vuelto a plasmar una de sus obras en las paredes de Donostia. Y esta vez no lo ha hecho solo. Es más, la persona a la que ha pretendido homenajear ha sido quien le ha ayudado: la cantante mallabiatarra residente en Donostia Izaro Andrés.

El ormaztegiarra y la cantante se conocen desde hace un par de años, según explica el primero, quien añade que llevaba tiempo queriendo hacer una intervención artística que estuviese relacionada con Izaro. La publicación del segundo disco de la artista, Eason, ha sido la excusa perfecta para poder dar sentido, cerrar el círculo y “contextualizar” el trabajo de la vizcaina.

A principios de mes se juntaron los dos y llevaron a cabo una intervención artística en las persianas de un local entre el número 47 y el 49 de la calle Easo. Por un lado, colocaron un retrato de Izaro -Bàlu lo pintó sobre papel y luego lo pegó- y, por otro, una frase vinculada al tema Er(h)ori de su nuevo álbum: “Sekula ez berriz ero hori ni”.

Bàlu recuerda que desarrolla sus intervenciones artísticas en el espacio urbano. De esta manera, busca que el espectador vincule obra y espacio para otorgarles un “sentido poético”. Cuando Izaro publicó Eason tuvo claro que ese era el lugar en el que debía hacer su nuevo trabajo.

Bàlu considera que el hecho de que la propia cantante haya participado en su propio homenaje le otorga un “plus” a la obra, además de impregnarla de un mayor sentido poético: “Que ella haya participado le da mucho poder a la obra y al revés. Las referencias que hago casi siempre son musicales y me gusta que dos disciplinas como el arte plástico y la música se den la mano”.

El de Ormaiztegi recuerda que con sus intervenciones pretende generar un “discurso”. En este sentido, comenta que lo que le interesa es que el “propio ciudadano” interiorice el trabajo. De esta manera, la intervención queda dentro de la “memoria colectiva” de la sociedad.

La intervención con Izaro se completa con un vídeo que aún no ha sido publicado en el que ambos artistas presentan sus opiniones sobre el arte.berri txarrak No es la primera vez que Bàlu ejecuta una obra de este tipo en el que homenajea a autores vascos. Ya lo hizo en Nueva York, al colocar a Fermin Muguruza y Mikel Laboa en el cruce de Brodway con la calle 26, generando ese sentido poético en torno a la canción Gaberako aterbea.

Lo ha hecho también con Berri Txarrak. Tomando como referencia el tema Beude, incluido en Infrasoinuak, en el que los de Lekunberri homenajean varios gaztetxes y salas de Euskal Herria, Bàlu recorrió más de 1.000 kilómetros en dos días para inmortalizar las caras del power trio en los locales que se citan en la canción. Bonberenea en Tolosa, la Kantina de Lekunberri o el Kafe Antzokia de Bilbao han sido receptoras de estas obras: “Ha sido también una intervención bonita, porque he hecho física una canción”.