Gipuzkoa se moja por la esclerosis

Afectados por la enfermedad reclaman que las sesiones de rehabilitación entren en la cobertura sanitaria pública

Lunes, 9 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

donostia - Representantes del mundo de la política, la televisión y la cultura, así como decenas de personas anónimas se dieron cita ayer en la playa donostiarra de La Concha para participar en el tradicional chapuzón solidario por la esclerosis múltiple. Más allá de un símbolo empático y solidario, la jornada de ayer sirvió para que los afectados por esta enfermedad reivindicaran la cobertura pública de las sesiones de rehabilitación a las que deben someterse y que son imprescindibles para mantener una calidad de vida digna.

El diputado de Cultura, Denis Itxaso, el portavoz de la institución foral, Imanol Lasa, la concejala del PP en el Ayuntamiento de Donostia Miren Albistur, y el presentador de EITB Jon Aramendi, entre otros, fueron algunos de los rostros conocidos que participaron en la iniciativa Mójate por la esclerosis múltiple que se celebró de forma simultánea al mediodía en 900 playas y piscinas de todo el Estado.

El arenal donostiarra acogió el acto central de la iniciativa en Euskadi, donde están contabilizados unos 2.500 afectados por la enfermedad, de los cuales 750 son guipuzcoanos.

La presidenta de la Asociación de Esclerosis Múltiple de Gipuzkoa (Ademgi), María Luisa Ustarroz, señaló tras el simbólico baño que el objetivo es dar visibilidad a la esclerosis, una dolencia crónica que produce los mayores índices de discapacidad tras los accidentes de tráfico y de la que dos de cada tres afectadas son mujeres.

Además, el chapuzón sirve para recaudar fondos con el objetivo de mantener el centro de rehabilitación de la asociación que “carece de otro tipo de subvenciones”, señaló.

Ustarroz incidió en la importancia de la rehabilitación en los pacientes con esclerosis múltiple porque ayuda a retrasar la enfermedad y fomenta el contacto entre ellos, algo que les sirve para afrontar la situación tras un diagnóstico que les cambia la vida.

Aunque reconoció que es una “utopía” porque existen otras muchas enfermedades crónicas con las mismas necesidades, Ustarroz reclamó que la sanidad pública se haga cargo de la rehabilitación, en la que los afectados se encuentran con un “vacío”. “Para cubrir ese hueco está Ademgi”, concluyó.

Una afectada por la enfermedad que fue diagnosticada cuando estudiaba en la universidad y hace una vida “prácticamente normal” con 58 años declaró a los medios de comunicación que este tipo de iniciativas son positivas porque la esclerosis múltiple “sigue siendo una desconocida y es importante que se hable de ella”.

“Es una enfermedad que se asocia a la silla de ruedas y no siempre es así”, recalcó. - Efe

Secciones