Encierros a vista de tirolina

El equipo de TVE emplea un total de 30 cámaras, entre ellas tres tirolinasy tres ‘slow motion’, para las carreras de los mozos en sanfermines.La preparación comienza todos los días a las cuatro de la mañana. 

Un reportaje de Sofía Sánchez / Fotografía Javier Bergasa - Lunes, 9 de Julio de 2018 - Actualizado a las 09:50h.

Los minutos que duran los encierros de San Fermín suponen cada año el mejor dato de audiencia de Televisión Española de toda la temporada y, por ello, la corporación pública TVE vuelve este año a emitir las carreras en directo, con mejoras tecnológicas y técnicas.

Desde la unidad móvil “vivimos con emoción no solo el momento de antes del encierro sino todo el mes previo que requiere la preparación de este momento. Es complicado porque hay que instalar casi 15.000 metros de cableado”, afirma Óscar Denia, productor de TVE.

Vive San Fermín comienza su emisión a las 7.15 horas, pero hacia las cuatro de la madrugada, Denia y su equipo comienzan a preparar la emisión del encierro del día. “Nos levantamos y venimos, sobre todo, a preparar vídeos, por ejemplo, para la sección que llamamos La lupa, donde mostramos buenas carreras o casi cogidas, y El capotico de San Fermín, donde se ven milagros para algunos corredores. Buscamos y rebuscamos anécdotas, cosas mal hechas por parte de los corredores...”, relata Denia.

En la retransmisión cuentan con 30 cámaras, todas ellas repartidas a lo largo del recorrido del encierro, desde la cuesta de Santo Domingo hasta la plaza de toros. Tres de ellas son slow motion, lo que permite vivir los momentos más intensos y los grandes detalles con una precisión excelente y a una velocidad reducida sin perder la calidad de la imagen. Además, tres tirolinas son las encargadas de crear la espectacular vista de pájaro que permite observar todo el recorrido desde el aire y con una visión totalmente limpia tanto de los corredores como de los astados. Por último, una cámara térmica que sigue el recorrido de principio a fin, es la encargada de medir la temperatura de los animales desde que salen de los corrales hasta que llegan a la plaza, pudiendo así analizar su nivel de nerviosismo e intensidad en la carrera.

En un encierro de San Fermín pasan muchas cosas al mismo tiempo y, además, a toda velocidad. Hay centenares de personas corriendo y un grupo de toros y cabestros cuyo comportamiento resulta impredecible. Por esto, contar el encierro no es tarea fácil. Retransmitirlo por televisión es una tarea muy complicada. En cuanto a las dificultades, la primera es el montaje y todo el esfuerzo que supone tanto instalar las cámaras como el cableado. “Un encierro de San Fermín no es lo más complicado pero sí que es lo más acojonante”, afirman compañeros de realización. “En el encierro de ayer (por el sábado) tuvimos un pequeño problema, y es que justo al comenzar la carrera, hubo dos toros que se perdieron, y en ese momento se cambió de cámara, por lo que no hemos podido pillar el momento y el porqué se separaron del resto”, afirma Denia, productor de TVE.

Casi 1,8 millones de espectadores siguieron el año pasado los encierros de TVE. El éxito, según Denia es “el propio encierro” ya que de por sí “es un espectáculo” y todo el mundo quiere verlo. Para suerte del equipo, cada vez cuentan con más medios y recursos para hacer de estos encierros “un espectáculo mucho más intenso, rico en imágenes y épico”.