May pide a la UE que deje su “rígido enfoque” en la negociación del ‘brexit’

La ‘premier’ británica, Theresa May, saliendo de su residencia en Downing Street, Londres.

La primera ministra británica insta a Bruselas a considerar sus propuestas “seriamente”

Lunes, 9 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

Londres - La primera ministra del Reino Unido, Theresa May, pide a la Unión Europea (UE) que abandone “su rígido enfoque” en las negociaciones del brexit, en una entrevista publicada ayer por The Sunday Time.

May insta a Bruselas a considerar sus propuestas “seriamente”, después de que el viernes lograra consensuar con sus ministros un plan para la futura relación bilateral, aplicable tras el periodo transitorio de 21 meses posterior a la salida de los británicos de la UE, prevista para el 29 de marzo de 2019.

Este plan, que incluye la creación de un mercado común de bienes británico-comunitario, con cierta armonización normativa y aduanera, ha suscitado ya críticas entre los diputados conservadores más euroescépticos, que amenazan con desestabilizar su liderazgo. A estos parlamentarios, que, según el diario, preparan una carta para impulsar un cambio de líder, la primera ministra les dice en la entrevista que “el único desafío que hay que hacer ahora es para que la UE se tome esto en serio, que venga a la mesa a hablarlo con nosotros”.

La jefa del Ejecutivo asegura también que “no decepcionará” al 52% de los británicos que votaron a favor del brexit en el referéndum del 23 de junio de 2016.

Los diputados probrexit duro, encabezados por el aristócrata Jacob Rees-Mogg, han lamentado que el plan que el Gobierno planteará en un Libro Blanco esta semana a la Unión Europea equivale a “seguir vinculados al bloque”, lo que, en su opinión, dificultará cerrar tratados comerciales con otros países.

The Sunday Timesexplica que en la reunión del pasado viernes en la residencia oficial campestre de Chequers, donde se fraguó el plan de consenso, hubo voces muy discrepantes entre los ministros, si bien finalmente todos acataron la decisión de la mayoría. Entre estas voces destaca la del ministro de Exteriores, Boris Johnson, quien afirmó que el plan era “una mierda” y defenderlo será como “pulir una mierda”.

Johnson respaldó al final la propuesta de May, a pesar de que, de acuerdo con el mencionado periódico, algunos diputados le habían pedido que dimitiera en señal de protesta a fin de postularse como nuevo líder del partido y del Gobierno. - Efe

Secciones