A tope desde el primer día

2. Zubiaurre, Gorosabel, Sangalli, Capilla, Guevara y Merquelanz, todos ellos del Sanse, fueron junto a Lapeña las caras nuevas.
3. Asier Garitano, en el centro, rodeado de su amplio cuerpo técnico en el primer día de trabajo.
4. Oyarzabal y Raúl Navas saludan a varios de los muchos aficionados que se dieron cita en las gradas del José Luis Orbegozo.
5. Jokin Aperribay y Roberto Olabe siguieron el entrenamiento y estuvieron charlando un buen rato sobre el césped.
Asier Garitan da instrucciones a sus jugadores durante el entrenamiento de ayer en Zubieta.

Zubieta. La Real abrió la era Garitano con una intensa sesión de entrenamiento, que exigió el máximo a sus jugadores durante prácticamente dos horas de trabajo

Néstor Rodríguez Javi Colmenero - Domingo, 8 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

donostia - La Real abrió ayer en Zubieta una pretemporada en la que, a falta de caras nuevas -el club blanquiazul no ha realizado aún ningún fichaje-, la atención estuvo puesta en el cuerpo técnico, totalmente remodelado y con Asier Garitano al frente. Y el entrenador bergararra y sus ayudantes comenzaron con fuerza, ya que programaron un primer entrenamiento muy intenso, en el que no dieron respiro a sus jugadores durante las casi dos horas que duró la sesión. Con y sin balón, el esfuerzo fue máximo en todo momento. Garitano y su amplio staff han aterrizado con ganas en Zubieta.

La tradicional foto de familia a las 10.20 horas abrió una primera sesión en la que el nuevo técnico txuri-urdin contó con 25 futbolistas. Entre ellos, además de los integrantes de la primera plantilla, figuraban Héctor Hernández y David Concha -que apuntan a salir del equipo a lo largo del verano- y siete integrantes del Sanse: Zubiaurre, Gorosabel, Sangalli, Capilla, Guevara, Merquelanz y Lapeña. La presencia de los seis primeros estaba prevista, no así la de Lapeña, central que ocupó el lugar de Raúl Navas, quien se ejercitó al margen del grupo junto con Agirretxe. Las del sevillano y el usurbildarra fueron las únicas ausencias junto con los mundialistas Héctor Moreno -eliminado en octavos con México- y Adnan Januzaj, que sigue en liza con Bélgica.

mucho ambiente La disputa de las finales de la Donosti Cup, unida al primer entrenamiento de la Real, hizo que el ambiente en Zubieta fuera muy bueno. Las típicas fotos del inicio de la pretemporada fueron el único momento tranquilo para los futbolistas blanquiazules, que a partir de ahí empezaron a sudar de lo lindo. Siete minutos de carrera continua dieron paso a un circuito físico que ya empezó a exigir a los jugadores durante diez minutos muy intensos. Un rato de carrera continua y un pequeño descanso dieron paso ya al balón, con diversos rondos llevados a cabo con mucho ritmo. Para entonces los tres guardametas -Moyá, Rulli y Zubiaurre- ya estaban trabajando con Luis Llopis, el preparador de porteros.

Una serie de carreras a un ritmo elevado dieron paso a diversos ejercicios con balón, combinaciones que debían acabar en remate. Un tramo del entrenamiento que duró alrededor de media hora, ejecutado a una intensidad alta y que supuso una buena paliza para los jugadores.

Asier Garitano delegó el trabajo principalmente en dos de sus ayudantes, Rubén de la Barrera y Miguel Pérez, aunque estuvo muy encima de cada ejercicio, pidiendo intensidad a los suyos. Durante los primeros minutos se pudo ver en el césped del José Luis Orbegozo a Jokin Aperribay, quien estuvo charlando con Roberto Olabe, muy pendiente de las evoluciones de los jugadores. El director de fútbol también estuvo hablando con Imanol Ibarrondo.

Los jugadores tienen libre hoy y están citados mañana en Zubieta para retomar el trabajo.

primeras ausencias

Secciones