Omar Fraile ciclista del Astana

“Cuando sepa de qué va el Tour, veremos hasta dónde puedo llegar”

La ilusión y el nerviosismo se agolpan en la voz de Omar Fraile en su debut en el Tour de Francia, que para el vizcaino es ‘La Carrera’. Enrolado en el Astana, su función será ayudar a Jakob Fuglsang

César Ortuzar - Domingo, 8 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

Donostia. En medio de una campaña redonda, después de dos triunfos en la Itzulia y en el Tour de Romandía, Omar Fraile (17 de julio de 1990, Santurtzi) se lanza a descubrir el Tour de Francia, el tótem del ciclismo. El ciclista vizcaino desea dejar huella en la Grande Boucle, pero, ante todo, acude con los ojos muy abiertos, dispuesto a aprender rápido los secretos de una carrera colosal. "Quiero que al acabar la gente diga que para ser el primer año he hecho un buen Tour", indica Fraile, al que le baila la alegría en Francia.

Debuta en el Tour. ¿Cómo lo afronta? 

Imagínese, con muchas ganas, la verdad. El sueño de cualquier ciclista es estar allí. Tengo muchas ganas de estar en el Tour, de meterme en el barrillo y empezar. 

¿En su primer año en el Astana pensaba que le enrolarían para la carrera francesa?

 Bueno, desde el primer momento me lo propusieron ellos. Estoy agradecido de que confíen en mí y contento de que cuenten conmigo para estar en el Tour de Francia. En ese aspecto tengo ganas de devolverles la confianza. 

Lo cierto es que su primer Tour le llega con experiencia y completando una buena temporada, con dos triunfos. Supongo que eso facilita las cosas. 

Sí. Al final llego con muchísima confianza y más tranquilidad por ese motivo. Esa creo que puede ser la clave para que salga un gran Tour. Recientemente hice tercero en el estatal de ruta, así que estoy contento y tranquilo. 

En estos primeros compases del Tour, ¿qué siente? 

En mi caso noto algo de nervios porque vas a un sitio que no conoces, que todo el mundo te dice que es algo totalmente diferente a lo que has corrido, y también voy con mucha ilusión. A ver qué es lo que pasa. Todo el mundo que me habla del Tour dice que es La Carrera.

¿Siente respeto a la ronda gala? 

Sí, lógicamente. No puedes llegar y decir: nada, aquí estoy yo y me voy a comer el Tour. Es una carrera que no conozco, que no sé nada de ella. Lo que tengo que hacer es fiarme de mis compañeros, que ellos me guíen e ir descubriendo la ronda gala. A partir de ahí, cuando sepa de qué va el Tour, veremos. Ya veré hasta dónde puedo llegar. 

¿Se ha informado de cómo es la carrera a través de otros compañeros, pidiendo consejo? 

Al final es una carrera que he visto toda mi vida por televisión. Aunque no la haya corrido es evidente que se va muy rápido. Sabes de qué va el ciclismo y ves que el pelotón va hecho una bola, a toda velocidad. Eso significa que va con muchísima tensión. Luego habrá que estar allí y verlo. A mí me gustan este tipo de carreras y puede ser buena para mí. 

¿Qué representa para usted el Tour? 

De entrada, un punto más en mi carrera deportiva. Creo que es lo único que me falta por correr en mi agenda como ciclista. El Tour es algo diferente, algo más, sin duda. La carrera más importante.

¿Cuáles son sus recuerdos de infancia del Tour? 

Es una carrera que he visto siempre por la tele y una prueba que ha visto todo el mundo. Supongo que es la carrera que se ve por televisión. Hay otras carreras que ves con ilusión si eres ciclista, si eres del mundillo, pero el Tour ¿Quién no conoce el Tour de Francia? Es La Carrera.

¿Qué espera usted de su participación en la ronda gala?

Sobre todo adaptarme lo mejor posible a la forma de correr que tiene y hacer algo bonito porque llego en un estado de forma muy bueno. Me encuentro muy bien. Ojalá consiga un gran resultado. Quiero irme del Tour con la sensación de que he hecho una gran carrera;notar que he estado allí y he disfrutado. No vamos a pedir una victoria, ni nada por el estilo, pero que la gente pueda decir que para ser el primer Tour, Omar lo ha hecho muy bien.

¿Qué le parece el recorrido del Tour? 

Creo que la primera semana del Tour no le gusta a nadie salvo a los velocistas. La idea es salir en perfecto estado de esos primeros días de velocidad, tensión y nervios. Pasar la semana sin tocar el suelo. Una vez que se acaben esos nueve días, la carrera seguirá con otro enfoque y ya se verá. 

El noveno día, en Roubaix, les espera el adoquín. 

Sí, la etapa del pavés da miedo. Eso sí, creo que somos de los equipos que más beneficiados podemos salir porque tenemos un bloque muy fuerte. Pero los otros días son con finales muy abiertos y se pueden volver peligrosas. 

Está completando una gran temporada. Venció una etapa en la Itzulia, otra en el Tour de Romandía y rozó el triunfo en la jornada final de la París-Niza. 

No me puedo quejar, con dos victorias y grandes resultados. Mi idea era estar a gran nivel al principio de temporada. Para mí era importante entrar bien en el equipo. 

¿Cuál será su función en el equipo del Tour? 

 Mi función será ayudar a Jakob Fuglsang en todo lo que pueda, lo tengo muy claro. Creemos que tenemos a un líder muy fuerte e hipermotivado, que tiene muchísimas ganas. Creo que puedo ser un corredor importante para él. 

¿Con qué objetivo parte Jakob Fuglsang, el líder del Astana? 

¿Por qué no vamos a pensar en el podio? Sabemos que es muy difícil porque el Tour es el Tour y nadie te lo va a regalar, pero bueno, ¿por qué no soñar con el podio? Es muy complicado pero no imposible. 

¿En el plano personal, usted con qué se sentiría satisfecho? 

Mi idea es estar con él y serle útil. Luego, si algún día surge la oportunidad, intentaré aprovecharla. Siempre se pueden tener opciones. Eso sí, si estamos en puestos de podio o cerca, habrá que trabajar. Tampoco me importa. Ojalá. Pero yo, en principio, quiero saber cómo es el Tour, cómo es la carrera de la que todo el mundo habla y luego ya veremos qué pasa. 

Desde su punto de vista, ¿quién es el favorito para ganar? 

Buf Si te digo la verdad, no tengo ni idea. A mí me parece que es casi imposible hacer lo que quiere Froome, doblete con el Giro y el Tour. Entonces, no sé quién puede ser el favorito. Creo que puede haber sorpresas. No veo a nadie con unas opciones tan claras como para decir que es el gran favorito. No lo veo.

Ve con opciones de victoria a Mikel Landa? 

Bueno, el problema que puede tener Mikel Landa es el del equipo. A ver cómo sale eso. No lo descarto y ojalá gane, porque es amigo, es de casa, y me alegraría mucho. Pero es difícil, porque creo que va a tener la pelea en su propia casa. 

¿Cree que se notará que en cada equipo haya un corredor menos? 

Sí. Se va a notar mucho, porque uno menos se nota. Será mucho más difícil controlar la carrera para los equipos, deberán medir más los esfuerzos. 

¿Los ataques lejanos que se están apreciando esta campaña son la señal de que algo está cambiando en la forma de correr, sin medirlo todo tanto? 

Lo cierto es que la gente está siendo mucho más valiente y está atacando desde más lejos, pero en el Tour se va muy, muy rápido y no sé si eso se podrá hacer. El problema del Tour es que todos los que van lo hacen en su mejor forma y en otras carreras no es así. Eso hace que todo sea más difícil.