Prohibido el paso a embarcaciones por debajo del puente de Deba y Mutriku

Unos medidores analizarán durante el fin de semana si la infraestructura continúa derrumbándose

Sábado, 7 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

donostia - Tal y como era de esperar, la Capitanía Marítima de Pasaia prohibió ayer el paso a embarcaciones, tanto de pesca como deportivas, por debajo del viejo puente de piedra que une Deba y Mutriku como medida de precaución hasta que este sea reparado.

Tanto el alcalde de Deba, Pedro Bengoetxea, como el de Mutriku, José Ángel Lizardi, solicitaron a la Capitanía que prohibiese el paso el mismo jueves tras conocer que el puente se había hundido parcialmente durante la madrugada.

Como consecuencia de esta medida, ningún barco ni bote pesquero, así como cualquier otra embarcación deportiva como kayaks, piraguas o tablas de paddle surf podrá cruzar el puente.

Además, el alcalde debatarra informó ayer que durante la noche del jueves al viernes no se detectó ningún movimiento nuevo en el puente, por lo que probablemente la base de la plataforma ya se haya erosionado del todo y no continúen los desprendimientos.

Para conocer el estado del puente, una empresa de ingeniería ha colocado una serie de medidores sobre la plataforma que mide los movimientos que se dan. Estos aparatos continuarán fijados durante todo el fin de semana con el objetivo de realizar un informe sobre la situación real de la pasarela.

Este análisis será enviado a las competencias correspondientes (los dos ayuntamientos, la Diputación de Gipuzkoa y la Capitanía Marítima de Pasaia), para que decidan la mejor acción a tomar, ya sea volver a levantar los pilares caídos o proceder al derribo total del puente y su reconstrucción.

SUSTO DE MADRUGADA El puente, que une desde hace 151 años las dos localidades costeras, nunca había ocasionado ningún tipo de problema, a pesar de que varias veces se había dudado de su estado de conservación.

Pocos minutos después de las 5.00 horas del jueves, no obstante, los pilares centrales de la infraestructura cedieron, dejando parte del puente hundido.

Nada más producirse la caída, las autoridades de los dos ayuntamientos, ambos propietarios de la mitad del puente, decidieron cerrar el paso a los peatones y comprobar el estado de las redes de abastecimiento que discurren por él.

La investigación final determinará la causa por la que se dio el derrumbe. - N.G.