La Diputación quiere que el euskera sea su lengua de trabajo

El VI Plan de Normalización Lingüística avala la actitud “proactiva” interna de la institución

Arantxa Lopetegi - Sábado, 7 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

dONOSTIA -La Diputación Foral de Gipuzkoa quiere funcionar en euskera. Apuesta por mantener una actitud “proactiva” para que sea el euskera “la lengua de trabajo” de la institución foral, que ya cuenta con una nuevo Plan de Normalización del Uso de este idioma.

Una de las principales novedades de este plan es que es fruto de un proceso de participación interna, que ha derivado en la presentación de 25 aportaciones de las que se han aceptado y asumido 23.

El diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano, aseguró ayer que el plan es reflejo de una voluntad de ser “proactivos” a la hora de seguir dando pasos para que el euskera sea lengua de trabajo del ente foral.

Según apuntó Olano, son tres los principios con cuya aplicación se logrará el objetivo marcado. “La libertad de elección del idioma, la justicia social y la igualdad entre las lenguas”, enumeró.

Y es que es la igualdad, en sus distintas acepciones, el eje principal del trabajo foral en esta legislatura, siendo la lingüística una de las ramas principales de este tronco.

El VI Plan de Normalización del Uso del Euskera, entre otros objetivos, pretende contribuir a incrementar el porcentaje de trabajadores que tienen acreditado, e incluso superado, el perfil lingüístico que corresponde a su puesto.

En la actualidad, el 80% del personal foral ha superado esta meta, aunque el objetivo es llegar al 100%. Las próximas convocatorias de empleo de la Diputación, subrayó Olano, facilitarán la consecución de dicha meta, con la inclusión en el funcionariado de un mayor número de personas capaces de atender y funcionar a nivel interno indistintamente en euskera y castellano.

La directora de Igualdad Lingüística de la Diputación, Garbiñe Mendizabal, quiso poner el acento en un hecho: que el proceso participativo llevado a cabo para la elaboración del plan foral es inédito a nivel de otras instituciones vascas.

Mendizabal calificó de “muy positivo” dicho proceso, al que a futuro se pretende sumar a un mayor número de trabajadores y trabajadoras.

Según apuntó Markel Olano, con el plan que se ha aprobado, la Diputación pretende “funcionar en euskera” a todos los niveles. Para ello se prevé establecer pautas y ayudas en la elaboración de informes, se realizarán formaciones en este idioma y se utilizará en los soportes digitales con total igualdad.

Y es que, subrayó Olano, aunque el índice de conocimiento del euskera entre la plantilla foral es muy alto, queda todavía pendiente la asignatura de su utilización “al mismo nivel”.

proceso participativo Garbiñe Mendizabal recordó que el proceso participativo partió de una pregunta clave: “¿Qué medidas se pueden adoptar para que el euskera sea la lengua de trabajo preferente de la Diputación Foral de Gipuzkoa?”.

A esa pregunta contestaron 103 técnicos de los niveles A y B (56 mujeres y 47 hombres), además de representantes sindicales y políticos. Queda por delante, añadió, extender este proceso a un mayor número de trabajadores y seguir incluyendo sus aportaciones al plan.

El proceso participativo echó a andar con una reunión de puesta en común de ideas. Tras esta primera toma de contacto se recibieron las sugerencias para, como último paso, proceder a la “devolución” de las mismas.

A la hora de elaborar el plan, que se plantea como un “proceso” vivo, la Diputación ha sido extremadamente cuidadosa en las cuestiones formales, después de que la sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) anulara cinco artículos del anterior. Olano apuntó que la anulación “no afectó al contenido” y por ello se ha contrastado con expertos jurídicos los aspectos formales de la actual norma.

Secciones