En Euskadi se da una muerte por suicidio cada dos días

Es la primera causa de fallecimiento por causas no naturales en jóvenes entre 15 y 29 años
La incidencia en personas de más de 80 años es alta

Arantxa Lopetegi - Viernes, 6 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

donostia- Las cifras son frías pero dan una idea clara de la envergadura de un problema. Los números que baraja la Asociación Vasca de Suicidología, Aidatu, no dejan lugar a dudas en lo que se refiere a las muertes por suicidio: en Euskadi hay “una muerte cada dos días” por esta causa. Las cifras se multiplican si se mira al Estado, “hablamos de diez muertes diarias, el doble que los fallecimientos por accidente de tráfico”.

Quien da estos datos es Cristina Blanco, cofundadora de Aidatu, una superviviente al suicidio de un ser querido que tiene muy claro que del suicidio “hay que hablar”, ya que solo así se puede prevenir. “Con solo evitar una muerte ya sería mucho”, explica Blanco, que intervino ayer en la inauguración del curso de verano de la UPV/EHU, El suicidio, abordaje multidiscplinar.

“Las muertes por suicido duplican a las de accidente del tráfico y no se habla del tema”, añade Blanco, quien subraya que no hablar de este fenómeno hace pervivir la idea de que se trata de algo “marginal, de personas que no saben manejar su vida” o que se vincule con el “ derecho a la muerte digna, cuando son dos cuestiones muy diferentes”.

Si de algo no se habla “no existe y no entra en la agenda política, en los programas que establecen los recursos para las personas que se hallan en esta situación”. Y es que, apunta, si el número de suicidios es alto, lo es mucho más el de las tentativas o “ideaciones”.

La educación es fundamental para evitar el suicidio en adolescentes, “primera causa de muerte no natural entre los jóvenes de 15 y 29 años”, muchas de las cuales “podían haberse prevenido”.

“También es fundamental preparar profesionales en geriatría, ya que la incidencia del suicidio en personas de más de 80 años es muy importante”, añade.

Por ello considera básico incluir en los currículos de los grados el fenómeno del suicido. “En Magisterio no lo ven, en Psicología no hay una asignatura de suicidio, pero tampoco en Medicina, no hay ni una, aunque sea optativa”.