a sus 40 años

Buffon elige el PSG como trampolín para alcanzar nuevas cumbres

El meta italiano Gianluigi Buffon, de 40 años, fichó oficialmente este viernes por el París Saint Germain (PSG), con el objetivo de alcanzar en Francia nuevas cumbres en su carrera tras forjar su leyenda durante 17 temporadas en el Juventus Turín.

EFE - Viernes, 6 de Julio de 2018 - Actualizado a las 19:42h.

ROMA. Tras cerrar su trayectoria en el club turinés con el doblete, título liguero y Copa Italia, Buffon explicó en una rueda de prensa el pasado mayo que se tomaría un tiempo para decidir si seguía jugando y que, en ese caso, solo lo haría en un campeonato de elite.

"No soy uno que cree correcto terminar la carrera en quién sabe qué campeonato de tercer o cuarto nivel. Soy un animal competitivo y en un contexto de ese tipo no podría vivir, no me sentiría cómodo", reconoció el día de su despedida del Juventus Turín barajando la posibilidad de seguir compitiendo.

Veintiuno trofeos de clubes y el Mundial ganado con Italia en 2006, ya le hacen una leyenda eterna del fútbol, pero el arquero siente que todavía puede aportar algo en este deporte y quiere seguir demostrándolo.

Por esta razón, firmó un contrato de un año con el PSG, con opción a otra campaña, lo que prolongará su carrera deportiva.

Además, el curso recién concluido fue uno de los más complicados para un "Gigi" que, pese a conquistar dos trofeos, tuvo que vivir una de las decepciones más amargas de su carrera: la fallida clasificación de la selección italiana al Mundial de Rusia.

El portero italiano confiaba en establecer un récord histórico al disputar su sexta Copa del Mundo, tras Francia 1998, Corea y Japón 2002, Alemania 2006, Suráfrica 2010 y Brasil 2014, pero quedó atascado en la negativa gestión del entonces seleccionador Gian Piero Ventura.

Fue una despedida dolorosa que le dejó tocado anímicamente, y que supuso para él una fastidiosa mancha en su trayectoria como internacional.

Con esa decepción todavía en la mente, tras unas semanas de reflexión junto a su familia, Buffon decidió aceptar la propuesta del París Saint Germain (PSG), un club que le garantizará seguir compitiendo a alto nivel y que comparte con él unas máximas ambiciones deportivas.

Al dominio en Francia, donde conquistó Ligue 1 y ambas las copas nacionales en el último curso, el PSG quiere añadir una corona europea que lleva años anhelando.

Un triunfo en la Liga de Campeones es precisamente el único trofeo para clubes que falta en el palmarés de Buffon, que llegó a rozar la "Orejona" en tres finales (2003, 2015 y 2017), antes de rendirse contra el Milan, el Barcelona y el Real Madrid, respectivamente.

Tras estas decepciones, y la dolorosa eliminación padecida en los cuartos de final de la última Copa de Europa, de nuevo a mano del Real Madrid, Buffon quiere seguir soñando y perseguir el último gran sueño de su carrera.

En este sentido, el meta italiano puede tener un papel determinante en el PSG, para aportar su personalidad y liderazgo a un equipo que hasta este momento siempre ha pagado la falta de costumbre a jugar en vitrinas de máxima exigencia.

El carácter ganador de Buffon puede ser un aliado fundamental del técnico alemán Thomas Tuchel para unir al vestuario, evitando las polémicas y convenciendo a todos los integrantes de la plantilla a luchar juntos por un objetivo común.

Se trata de algo de particular importancia en un club como el PSG, que en la última campaña generó mucho debate en la prensa francesa e internacional por las supuestas relaciones tensas de parte del equipo con el técnico español Unai Emery.

Así, tras acumular 876 partidos en su carrera, entre el Parma, el Juventus Turín y la selección italiana, Buffon se prepara para encarar un nuevo reto.

Llegará al PSG con ganas de demostrar una vez más a sí mismo y a la crítica que todavía puede tener un rendimiento de elite, y con el deseo de que el equipo de la capital francesa se convierta en la guinda en una carrera extraordinaria.