Azpeitia sigue ejercitando su memoria

El Consistorio recoge en un libro las vulneraciones de derechos humanos acontecidas en la villa entre 1960 y 2017

Un reportaje de Jabi Leon - Jueves, 5 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

reconocer el sufrimiento y conocer la verdad. Esos son los dos objetivos de un nuevo libro editado por el Ayuntamiento de Azpeitia que deja constancia de las vulneraciones de derechos humanos “acontecidas por motivaciones políticas en la localidad o padecidas por azpeitiarras en el periodo comprendido entre los años 1960 y 2017”.

Elaborada por el historiador de la Sociedad de Ciencias Aranzadi Javi Buces y promovida “con el respaldo de toda la Corporación municipal”, la publicación se presentó en la tarde de ayer ante la ciudadanía en un acto que contó con la participación del profesor de Medicina Legal de la UPV/EHU Paco Etxeberria, del catedrático en materia de Derechos Humanos y Poderes Públicos de la UPV/EHU Jon Mirena Landa y del cantante Eñaut Elorrieta.

La obra presentada ayer “tras un largo y duro proceso de trabajo que se ha prolongado durante los últimos cuatro años” recoge nada menos que 250 vulneraciones de derechos padecidas por un total de 177 ciudadanos, que en el libro aparecen “con nombres y apellidos”, explica el historiador y autor del trabajo, Javi Buces.

Por su parte, el presidente de Aranzadi, Juantxo Agirre, agradeció a la Corporación local “el buen trato que nos ha dispensado en todo momento y el hecho de habernos dado la posibilidad de hacer con total independencia este trabajo, que era un gran reto para nuestra institución”.

Según sus palabras, “en las facultades se subraya que un acontecimiento pasa a formar parte de la historia 100 años después de haber sucedido pero nosotros hemos investigado la historia de lo acontecido en Azpeitia prácticamente hasta ayer mismo”.

el proceso Fue en los años 2013 y 2014 cuando el historiador Javi Buces dio inicio a las labores de documentación y a las entrevistas con agentes sociales y políticos del pueblo que han servido como base para la realización del libro que se acaba de publicar.

Aquellas primeras tareas permitieron al autor de la obra “crear una base de datos con las fichas personales de los azpeitiarras que habían visto vulnerados sus derechos”.

A pesar del gran volumen de datos recopilados, Buces remarca que el libro presentado es “una investigación sin cerrar, ya que sabemos que son más las personas afectadas”.