Medio Ambiente da vía libre a la creación de un parque de tirolinas en Igeldo

El Gobierno Vasco descarta que el proyecto tenga “efectos adversos” y cree que contribuirá al mantenimiento del terreno

Carolina Alonso Ruben Plaza - Jueves, 5 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

donostia - El departamento de Medio Ambiente del Gobierno Vasco ha dado vía libre a la creación de un parque de tirolinas en Igeldo, una iniciativa que lleva una década sobre la mesa y que estaba aún pendiente de conocer si necesitaba una evaluación ambiental estratégica para seguir avanzando. La resolución de Lakua del pasado mes de junio destaca que el Plan Especial redactado por el Ayuntamiento para permitir la instalación de esta nueva atracción -prevista en un pinar situado junto al aparcamiento- “no debe someterse a la evaluación ambiental estratégica ordinaria” ya que “no se prevé” que los contenidos del plan previsto en la parcela rústica en la que se construirá el parque de tirolinas vaya a producir “efectos adversos significativos sobre el medio ambiente”.

Asimismo, añade que los terrenos elegidos “se encuentran en mal estado de conservación, por lo que la actuación podrá contribuir a su limpieza y mantenimiento”. Además, no hará falta crear ni aparcamientos ni nuevos accesos y solo se usarán estacas naturales para el cerramiento del recinto.

El futuro espacio de ocio está proyectado en una superficie de casi 11.000 metros cuadrados, en una parcela no urbanizable y con protección paisajística, por lo que ha sido necesario llevar a cabo un Plan Especial. El impulsor de la iniciativa, Adolfo Muriel, alquilará el terreno a la sociedad Monte Igueldo para instalar el denominado Canopy Donosti Aventura.

Tras conocer que el Gobierno Vasco no ha puesto ninguna objeción medioambiental a la creación del parque de tirolinas que lleva proyectando desde hace una década, Muriel mostró su satisfacción a este diario. “Si todo va bien, nos gustaría empezar con los trabajos entre noviembre y enero para poder llevar a cabo después unos meses de rodaje y que la instalación esté a pleno rendimiento para la Semana Santa de 2019”.

La resolución del Gobierno Vasco que da luz verde medioambiental a la iniciativa empresarial recuerda que el propio plan tramitado por el Ayuntamiento prevé algunas medidas para evitar los posibles impactos negativos, que podrían derivarse de la poda y tala de la vegetación, en el paisaje.

atadas a los pinos Así, por ejemplo, señala que para minimizar estos posibles problemas se deberá limitar la sujeción de las tirolinas exclusivamente a los ejemplares de pino (y no a árboles autóctonos), así como “reducir los desbroces al mínimo imprescindible para garantizar la transitabilidad de los usuarios”. En concreto, el proyecto prevé la tala de 21 árboles, que han sido convenientemente analizados y señalados.

Por otra parte, la resolución del Gobierno Vasco recuerda que para llevar a cabo el análisis sobre si es necesaria la evaluación estratégica ha consultado a todas las instituciones competentes en materia medioambiental y de Patrimonio Cultural y a colectivos ciudadanos como las sociedades de ornitología Itsas Enara y Ugatza, Ekologistak Martxan Gipuzkoa y Haritzalde.

Según el plan diseñado por Muriel, en colaboración con expertos como el montañero y alpinista Miguel Ángel Vidal, que ha participado en iniciativas similares en Lekeitio y la sierra de Gredos, el parque de tirolinas de Igeldo será apto para personas desde los diez o doce años en adelante. La parcela tiene la particularidad de que su localización permite ver la bahía de La Concha, por un lado, y el mar abierto, por otro. Las tirolinas no subirán a mucha altura en los árboles, según relata Muriel, pero el paisaje contribuirá a su espectacularidad.

Cuerdas, escaleras y puentes de madera, a una altura de entre 2,8 y 3,5 metros, compondrán la instalación de aventura, que tendrá tramos de diez metros con un total de catorce pruebas. Un cable (de los denominados línea de vida) permitirá contar una seguridad garantizada para los recorridos, según el planteamiento actual.

Donostia carece en la actualidad de parques de tirolinas, pero sí los hay en Gipuzkoa: en Larraitz (Abaltzisketa) y también en Lastur (Deba).

Secciones