Vigilantes de Ibaiondo piden que se “ponga coto” a su “indefensión”

Los guardias del centro de menores denuncian que “sobrepasan gravemente” las horas de trabajo

Jueves, 5 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

donostia - Los vigilantes del centro de menores Ibaiondo de Zumarraga pidieron ayer al Gobierno Vasco que “ponga coto” a lo que califican de “estado de indefensión” en el que se encuentran ya que “sobrepasan gravemente” el número de horas de trabajo estipuladas y están “al borde de sus fuerzas”.

Los vigilantes hicieron esta reclamación en un comunicado en el que aseguraron que es “fácilmente demostrable” que los trabajadores que se encargan de la seguridad de Ibaiondo, donde “ha habido y hay problemas” de agresiones al personal educativo y a los propios guardas, “sobrepasan el número de horas” de trabajo, lo que repercute en un “mayor estrés y bajas por enfermedad física”.

Atribuyen esta situación a Delta Seguridad, la empresa subcontratada por el Gobierno Vasco para prestar el servicio que, según señalaron en el comunicado, “en lugar de reunirse con los trabajadores para encontrar una solución ha optado por presionar con despidos”.

En este sentido, indicaron que la empresa “ha tenido tiempo” para contratar a más personal, pero “lo que ha hecho es rescindir contratos mediante despidos y perseguir con cuadrantes de servicios imposibles a quienes se han quejado”.

Los vigilantes de Ibaiondo aseguraron que realizan entre “80 y 100 horas extra al mes”, cuando “el máximo permitido es de 80 al año”, al tiempo que señalaron que “cobran en negro ese exceso de trabajo”.

Recordaron que el pasado 7 de marzo redactaron un escrito en el que solicitaban la contratación de más personal, mejoras en las condiciones económicas mediante un aumento salarial y el pago de las horas extra el mismo mes que se realizan.

Asimismo, subrayaron “la dificultad y el peligro que conlleva trabajar en el único centro de nivel 1 existente en Euskadi” donde se producen “amenazas, agresiones a educadores, profesores y vigilantes”.

En esa ocasión afirmaron que la empresa había “incumplido” el contrato con el Gobierno Vasco “porque había dejado el servicio en múltiples ocasiones con menos vigilantes de los que se necesitan y de los que se habían acordado en las plicas”, lo que se traduce en una “falta de seguridad” para los trabajadores.

Las denuncias fueron presentadas ante la Inspección de Trabajo el pasado 27 de marzo y el 4 de abril pero “no han obtenido respuesta”, indicaron.

Por ello, instaron al Gobierno Vasco a “tomar cartas” en este problema y reclamaron que las horas de trabajo diarias no superen las diez, que las extras no sean más de 80 por año y que sean pagadas en la nómina y cotizadas a la Seguridad Social. - Efe