El nuevo decreto del Gobierno Vasco ordena el servicio de alojamiento y respeta la autonomía municipal en su regulación

Dos visitantes, entrando a una vivienda turística en Donostia.

La normativa estipula los requisitos para el desarrollo de la actividad, mientras que los ayuntamientos seguirán siendo los encargados de definir las zonas turísticas

“Nos hemos detenido en dos ejes que han sido los grandes olvidados: los vecinos y los usuarios”

Alex Zubiria Ruben Plaza - Jueves, 5 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

donostia - Las viviendas particulares para uso turístico en Euskadi se encaminan hacia una regulación similar a las que ya poseen los hoteles, con una serie de requerimientos para el desarrollo de la actividad. “No vamos a permitir el fraude y la ocupación clandestina”, aseguró el consejero de Turismo, Alfredo Retortillo, ayer en Donostia durante la presentación del nuevo Decreto de viviendas para uso turístico del Gobierno Vasco. Un dictamen que respeta las recientes ordenanzas municipales de Donostia y Bilbao, ya que cada Ayuntamiento tiene la potestad de definir en qué zonas se puede ofertar el alojamiento turístico.

El nuevo decreto fue aprobado el martes por el Consejo de Gobierno y se hará efectivo en cuanto se publique en el Boletín Oficial. Con él, el Gobierno Vasco, en colaboración con los ayuntamientos de las tres capitales vascas, ha querido regular los procedimientos administrativos para dar de alta una vivienda como turística y los requisitos que debe cumplir para su desarrollo.

Por lo tanto, el uso urbanístico de cada municipio queda en manos de los propios ayuntamientos, quienes son los que deben definir en qué zonas se pueden ofertar los alojamientos turísticos o no. De este modo, el decreto del Gobierno Vasco no interfiere en las recientes ordenanzas de Donostia y Bilbao. Los pisos turísticos de las capitales deberán cumplir tanto los requisitos del Ejecutivo autonómico como los de los municipios.

“Nos hemos querido detener en dos ejes que han sido los grandes olvidados: los vecinos y los usuarios”, aseguró durante su comparecencia Retortillo, acompañado de la directora de Turismo y Hostelería, Maider Etxebarria.

Así, el decreto ha buscado centrarse en los procedimientos administrativos y los del desarrollo de la actividad. Sobre los primeros, establece qué deben hacer para iniciarse como vivienda de uso turístico, qué pasos han de dar si desean completar posibles cambios una vez ya estén registrados y cómo pueden poner fin a la actividad. “Lo hemos ordenado y simplificado para que todo sea más sencillo”, apuntó el consejero a este respecto.

Para registrarse como vivienda de uso turístico, los propietarios han de firmar una declaración responsable y cumplir los requisitos exigidos en la normativa en materia de infraestructuras y seguridad. De este modo, las viviendas deben disponer de al menos una cocina, un cuarto de baño y un dormitorio, y una superficie mínima según el número de residentes que se vayan a alojar.

Para viviendas de una persona, se debe disponer de como mínimo 25 metros cuadrados;33 en caso de dos huéspedes;y 15 por cada persona en pisos de tres o más visitantes. Además, no se podrán ofertar más de ocho plazas por vivienda.

En cuanto al desarrollo de la actividad, se han diseñado una serie “de herramientas” que hacen “más transparente” el alquiler turístico. Las más destacables son que en el portal y en el propio piso tiene que colocarse un distintivo que identifique a la vivienda como turística y que a la hora de promocionar el espacio se incluya el número de registro del Gobierno Vasco.

Asimismo, en el piso debe encontrarse toda la información necesaria para actuar en caso de emergencia, con las vías de evacuación correctamente señalizadas y con los teléfonos de los servicios de atención disponibles. El usuario debe tener también el contacto del propietario, que a su vez debe de poseer un seguro de responsabilidad civil.

“Los consumidores necesitan unas garantías de lo que van a recibir, y con estas obligaciones se las hemos dado”, apuntó Retortillo.

Estos, por su parte, deben de estar informados de las normas de convivencia, respetando las horas de descanso del vecindario.

reforzar la inspección Para controlar el fraude y la ocupación clandestina, el Gobierno Vasco reforzará el equipo de inspección con diez nuevas personas (seis inspectores, dos asesores y dos administrativos).

En el caso de detectar una infracción, se sancionará al propietario según lo estipulado en la Ley 13/2016 de turismo. Las infracciones leves serán sancionadas mediante apercibimiento siempre que no exista reincidencia y no concurra ninguna circunstancia agravante.

objetivos

Agilizar los procesos administrativos. El nuevo decreto establece qué se debe hacer para registrar las viviendas como turísticas, para modificarlas una vez que se haya hecho y cómo darles cese.

Garantizar la seguridad jurídica. El Gobierno Vasco ha tratado de centrar la normativa sobre los usuarios y los consumidores dotándoles de una serie de herramientas.

requisitos de los pisos

Superficie mínima. Las viviendas para una persona deben de disponer de 25 metros cuadrados de superficie como mínimo;33 en caso de dos huéspedes;y 15 por cada usuario en pisos de tres o más personas.

Elementos de seguridad. El piso debe contar con toda la información sobre cómo actuar ante una emergencia y los números de atención, así como el del propietario.

Distintivo. Se debe colocar un distintivo tanto en el portal como en el piso que indique que esa vivienda es de uso turístico.

Promoción. A la hora de promocionar la vivienda, el propietario debe incluir el número de registro del Gobierno Vasco.

Mantener canales de información. El dueño debe informar a los huéspedes de las normas de convivencia y mantener una línea de comunicación abierta con ellos.

Secciones