Torra exige el fin de la “aberración” de tener encarcelados

El president participa en la marcha hasta la cárcel de Lledoners para pedir la libertad de los presos soberanistas PDeCAT y ERC celebran que pueda debatir con Sánchez del referéndum

Igor Santamaría - Jueves, 5 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

Donostia - Quim Torra podrá hablar “de todo”, incluso del referéndum, en la reunión que mantendrá el próximo 9 de julio con Pedro Sánchez. Otra cosa es la réplica del socialista, en cuya agenda no entra el derecho de autodeterminación. La ministra de Política Territorial, Meritxell Batet, recalcó ayer a los grupos independentistas del Congreso que este no cabe en la Constitución ni es “pretensión de este Gobierno que exista”. De esta forma insistió en el mensaje lanzado por la vicepresidenta del Ejecutivo socialista, Carmen Calvo, de que el president podrá plantear “lo que considere oportuno” en su encuentro con el líder del PSOE. A continuación, agregó que el diálogo para que sea “sincero, abierto, democrático y sin cortapisas” exige que se cumplan previamente dos requisitos: el respeto mutuo y de las reglas del juego, “que aquellos que hablemos tengamos claro el sistema en el que estamos”. “Si eso es volver a la normalidad, bienvenida”, zanjó.

Sus palabras llegaron el día en que Torra y el presidente del Parlament, Roger Torrent, exigieron la puesta en libertad de los presos políticos acercados a cárceles catalanas, algo que consideran que es cumplir simplemente con la legalidad vigente. Lo hicieron participando en la marcha de ANC y Òmnium hasta la prisión de Lledoners, en la que ingresaron Oriol Junqueras, Raül Romeva, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, donde les visitó, mientras que Torrent fue a ver a Carme Forcadell y Dolors Bassa a la prisión de Puig de les Basses. Sànchez reflejó el sentir de sus compañeros con el siguiente tuit: “Muy contento de volver a estar en Catalunya. La luz, en el Mediterráneo tiene otro color, parece más amarilla. El relato con el que nos acusan es falso, la libertad llegará. República es libertad”, transmitió el exlíder de la ANC. “Cerca no significa justicia ni libertad completa. Justicia y libertad no se pueden tener solo un poco. O son plenas o no se tienen”, reivindicó Torrent. “Libertad y justicia, no nos conformaremos con menos”, sentenció tras volver a denunciar la “vulneración de los derechos” de los encarcelados. Torra, por su parte, se preguntó “qué hacen nueve personas inocentes en la cárcel” y añadió que con el acercamiento “no se pone fin a la injusticia y la aberración de tener encerrados en la cárcel a demócratas pacíficos y honorables”. “Están más cerca pero no están donde deberían estar, libres y sin ninguna causa pendiente”, apuntó el president. El Jefe del Govern afirmó que el acercamiento “es un acto muy simple: la aplicación de la ley penitenciaria” y precisó que “hoy se acaba un trato discriminatorio”, pero no el “compromiso vital” que tiene su Ejecutivo y el movimiento soberanista: “Que salgan de la cárcel y se archive la causa penal”.

En este escenario, Batet dijo que el Gobierno español apuesta por “pasar página del pasado y mirar hacia el futuro” y pidió no caer en reproches de cómo en Catalunya se ha llegado a esta situación. De esta manera, fijó que el “gran acuerdo” que sí existe en Catalunya es que la reforma es una alternativa a la ruptura. Ante el planteamiento de los independentistas de que los ciudadanos deben votar sobre su independencia, la ministra matizó que “deben votar acuerdos”. “Hagamos el esfuerzo todos para que los ciudadanos puedan votar acuerdos”, profundizó. Y todo dentro del marco constitucional y del Estado de Derecho, “un apriori sin el cual no puede haber política”. En cualquier caso, ERC y el PDeCAT celebraron que ambos presidentes vayan a hablar de todo “sin cortapisas”, también de la posibilidad de celebrar un referéndum pactado. El republicano Joan Tardà lo llegó a calificar de “victoria política”, mientras que el portavoz adjunto del PDeCAT, Jordi Xuclà, aplaudió que el Gobierno socialista esté “lejos” del modus operandide la “Brigada Aranzadi” del PP.