La suspensión del cobro en efectivo de la pensión apenas afectará a los guipuzcoanos

El nuevo reglamento solo permite el pago a través de transferencia

Alex Zubiria - Miércoles, 4 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

donostia - El cobro de las pensiones en efectivo tiene los días contados. Con el nuevo Reglamento de Gestión Financiera que entró en vigor el lunes, los beneficiarios de la Seguridad Social que no tengan una cuenta corriente bancaria domiciliaria, deberán presentarla en el menor plazo posible de tiempo para poder recibir el pago. “El número de pensionistas afectados en Gipuzkoa es ridículo. Puede que haya solo dos o tres guipuzcoanos que no tengan todavía domiciliario el pago”, aseguran desde Kutxabank.

El pasado mes, los pensionistas que en la actualidad todavía retiraban manualmente el dinero en los propios bancos del territorio recibieron una carta anunciándoles el nuevo reglamento y la necesidad de aportar un número de cuenta lo antes posible en el que se les ingresará a partir de ahora la pensión.

El Instituto Nacional de la Seguridad Social estima que solamente 4.000 pagos se realizan de manera manual en el Estado. Una cifra tan pequeña que ha hecho que desde algunas asociaciones de Gipuzkoa, como Nagusilan y Agijupens se desconociera la posibilidad de recibir la pensión de esta manera.

Fuentes de Kutxabank y de Laboral Kutxa en el territorio aseguraron a este periódico que el número de beneficiarios que realizan el cobro en efectivo cada mes es “ridículo”. Desde la primera entidad indican que incluso puede que “no haya ni un solo guipuzcoano” que cobre la pensión de forma manual allí.

“Domiciliarlo es mucho más cómodo para todos. Hace 25 años sí que podían haber más personas, pero desde entonces todo ha cambiado. Incluso se hizo una campaña con el objetivo de que los mayores domiciliasen su pensión”, afirman.

Marian Esnaola, miembro de Duintasuna, la asociación de jubilados y pensionistas de Gipuzkoa, cree que esta modalidad tenía sentido hoy en día, puesto que “hay personas muy mayores que no entienden el funcionamiento de las cuentas corrientes”. “Son personas que por falta de cultura o de posibilidades desconfían de los bancos”, añade.

Por este motivo, afirma que la decisión de suprimir el cobro en efectivo es un error. “La cantidad de personas que lo hacen es tan residual, que en pocos años dejará de existir de todas las maneras”, pronostica.

tiempo de aplicación Aunque la posibilidad de cobrar la pensión en efectivo se suprimió este mismo lunes, el cobro seguirá haciéndose durante las próximas semanas. La Seguridad Social dejará un plazo como tiempo de adaptación para que los beneficiarios puedan facilitar un número de cuenta corriente. Hasta entonces, los bancos permitirán el cobro en efectivo.

El nuevo reglamento trata de adaptarse a un protocolo europeo conocido como SEPA, que busca establecer que todas las transferencias se lleven a cabo por sistemas electrónicos.