La Audiencia confirma la prisión para Kote Cabezudo

Desestima el recurso de apelación de la defensa contra su ingreso en prisión provisional

Miércoles, 4 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

donostia - La Audiencia de Gipuzkoa confirmó la prisión para Kote Cabezudo, el fotógrafo donostiarra investigado por presuntos abusos a modelos, estafa y distintos delitos contra la libertad sexual.

De esta manera, la Sección Tercera de la Audiencia Provincial desestimó el recurso de apelación interpuesto por la defensa de Cabezudo contra su ingreso en prisión provisional, que fue decretado el pasado 4 de mayo.

El magistrado ordenó el ingreso en la cárcel de Martutene atendiendo a la solicitud de la acusación particular, que ejercen ocho presuntas víctimas del fotógrafo, y a la que también se adhirió la Fiscalía de Gipuzkoa, por presunta “reiteración delictiva” y “daños a los bienes jurídicos de las víctimas” después de que, supuestamente, el investigado no hubiera retirado de Internet distintas imágenes de las afectadas que seguirían “circulando” por la red.

La defensa de Cabezudo solicitaba a la Audiencia que decretara su libertad ya que, a su juicio, el auto de ingreso en prisión no recogía hechos nuevos sobre los ya expuestos en el caso que no habían motivado su internamiento en nueve ocasiones anteriores.

El recurso desestimado alegaba asimismo que Cabezudo ha comparecido a los llamamientos judiciales, descartaba el riesgo de fuga, negaba que la conducta del fotógrafo haya implicado una “intencionada desobediencia a la autoridad” y entendía que, “más allá de la presión social, no hay elemento alguno que justifique la medida”.

El Ministerio Fiscal, en su escrito de oposición a este recurso, considera que existe un “evidente riesgo no ya solamente de reiteración delictiva sino de perjuicio de las víctimas”.

La Sección Tercera confirmó la prisión para Kote Cabezudo en un auto firme contra el que no cabe recurso, que lleva fecha del 2 de julio, en el que entiende que conforme al estado de las diligencias y a la propia declaración del denunciado se desprende “no ya la sospecha” sino la “existencia de indicios de la posible concurrencia” de “tipos penales”.

La resolución judicial defendió también el mantenimiento de la prisión provisional en aras de “evitar la reiteración” y garantizar “la protección de integridad moral de las víctimas”. - Efe