Mesa de Redacción

Habitaciones vacías

Por Jurdan Arretxe - Miércoles, 4 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

Unas cinco mujeres de mediana edad hablaban entre compungidas y enfadadas. No querían hacer declaraciones, pero querían hablar. “¿Esto mismo que me han dicho ahora les importa decirlo con la grabadora?”, preguntó el becario. Ante la falta de respuestas decididas, le dio al rec, esperando a ver quién tomaba la iniciativa en cada momento. La conversación avanzó entre pensamientos difíciles de verbalizar y frases inacabadas. Eran amigas de la madre de la joven asesinada y faltaban pocos minutos para la primera de las protestas que vendrían. “¡Cómo van a ser malos tratos si era una pobre cría...!”, llegó a exclamar una de ellas, madre de otra adolescente. “Es que solo imaginar que te pase a ti… No hay derecho”, lamentó otra de esas mujeres con una impotencia y una rabia que no sabía a dónde dirigirlas. Al silencio de la concentración. Con el diálogo con aquellas mujeres, cuyos silencios la memoria guarda mejor que la grabadora, saltó al oficio aquel becario que hoy cumple 100 Mesas de Redacción. Un juicio, varios recursos y diez años después, aquellos sentimientos cotizan estos días al alza, aunque de manera diferente a 2008. La sociedad ha cambiado, ha mejorado, pero siguen quedando habitaciones vacías. Como la de Nagore.