Merkel se salva al precio de poner Schengen en jaque

El acuerdo alcanzado con Seehofer evita la ruptura de la coalición pero incluye concesiones migratorias

Miércoles, 4 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

Bruselas - Fueron horas maratonianas en Alemania. El mismo día se informaba de la dimisión de Horst Seehofer como ministro de Interior y se anunciaba poco después un acuerdo entre la CDU y sus socios bávaros (CSU). El pacto in extremis que cerraron Merkel y Seehofer evitó la caída del Gobierno y el fracaso de su alianza histórica. Aunque cuenta con la oposición del tercer socio de la coalición: el Partido Socialdemócrata.

El acuerdo reafirma la estrategia que se extiende por muchos países europeos: adoptar medidas ultraconservadoras para frenar a los ultraconservadores. Sus principales puntos pasan por crear centros de detención de migrantes en la frontera con Austria, impedir la entrada a aquellos solicitantes de asilo que han sido previamente registrados en otros países de la UE, devolverlos y crear centros de tránsito para evaluar la situación de los inmigrantes.

Se especulaba que la mujer que ha liderado Alemania durante los últimos doce años podía caer por la presión impuesta desde dentro de sus filas. Finalmente no ha sido así. Pero cuanto menos, Merkel sale malherida. Ha terminado cediendo a la línea dura que han impuesto los conservadores de los conservadores. Merkel salva este asalto. Pero la batalla será larga, seguro, y ya veremos si también dolorosa. La realpolitik se ha impuesto y ha obligado a la madrina del Welcome Refugees a desdecirse. - M. G. Zornoza/Aquí Europa