“Salir a la calle para disfrutar de las fiestas y denunciar injusticias”

Asun Casasola, madre de Nagore Laffage, agradeció el incansable apoyo de la ciudadanía y las instituciones

Martes, 3 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

pamplona - Guantes rojos y flores moradas como símbolo del rechazo a las agresiones sexistas. Decenas de fotos y camisetas estampadas con el rostro de una de las víctimas de la violencia machista que la sociedad no podrá olvidar. El recuerdo de Nagore Laffage llenó la plaza del Castillo en un homenaje en vísperas del décimo aniversario de su muerte a manos de José Diego Yllanes.

Sin poder contener las lagrimas, la madre de la joven, Asun Casasola, reivindicó “unas fiestas con respeto en las que todos podamos disfrutar por igual” ante los inminentes sanfermines. Asimismo, desde los colectivos feministas Andrea y Lunes Lilas remarcaron que “la noche y las fiestas también son de las mujeres” e hicieron un llamamiento a la igualdad y el feminismo “que son la única cura para enfrentarse a un sistema patriarcal”.

“Nerviosa y emocionada”, y “dentro de la desgracia” que asoló a su familia, la madre de la víctima aseguró sentirse una “privilegiada” por recibir el “abrazo” tanto de las instituciones como de la ciudadanía que la apoyaron en la plaza del Castillo.

Para terminar su intervención, y reprimiendo en llanto, Casasola hizo dos peticiones: “Apoyar a las víctimas” y “salid a la calle para hacer frente a las injusticias”.

Al acto acudieron representantes del Ayuntamiento de Pamplona y del Gobierno Foral, así como de diferentes formaciones políticas y diversos artistas que actuaron en memoria de la joven.

“La lucha y visibilización incansable” de la familia de la joven también fue recogida por la consejera de Relaciones Ciudadanas e Institucionales del Gobierno Foral, Ana Ollo, quien señaló que la muerte de Nagore fue como “un antes y un después en la respuesta de la ciudadanía”. Además, la consejera hizo alusión al conocido caso de La Manada que “ha supuesto un punto de inflexión a la hora de enfrentarnos a la violencia sexista”.

En representación de los colectivos organizadores, Tere Sáez cogió el testigo y se dirigió a los presentes: “No podemos devolver a Nagore, pero podemos devolver su voz”. Para acabar, los colectivos feministas fijaron la meta en “acabar con las violencias machistas hasta que llegue el momento en el que no haya nadie a quien conmemorar”. - J.Lizarraga/U.Yoldi