Gobierno Vasco destaca que acercar a presos catalanes o de ETA responde "sencillamente"a la aplicación de la ley

Rueda de prensa de Josu Erkoreka (EFE)

Erkoreka recuerda que la legislación es "clara" al establecer que se deberá evitar el "desarraigo social" de los reclusos

EUROPA PRESS - Martes, 3 de Julio de 2018 - Actualizado a las 16:25h.

VITORIA. El portavoz del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka, ha afirmado que la decisión de trasladar a los dirigentes independentistas catalanes encarcelados a prisiones de esa comunidad autónoma, así como el anuncio del Gobierno central sobre el acercamiento de presos de ETA a cárceles próximas a Euskadi, responde "sencillamente" a la aplicación de la ley, que recomienda evitar el "desarraigo social" de los reclusos.

Erkoreka, que ha comparecido ante los medios de comunicación tras el Consejo de Gobierno semanal, se ha referido al traslado a cárceles de Cataluña de Oriol Junqueras, Raül Romeva, Jordi Sànchez y de otros dirigentes que permanecen en prisión preventiva por presuntos delitos derivados del proceso soberanista catalán.

El portavoz del Ejecutivo autonómico ha recordado que existe un mandato "legal, claro e innegable" en la Ley Penitenciaria, que establece que, al determinar la pena, "se procurará evitar el desarraigo social de las personas privadas de libertad".

Erkoreka ha citado expresamente el artículo 12.1 de la Ley General Penitenciaria, que señala que "la ubicación de los establecimientos será fijada por la administración penitenciaria dentro de las áreas territoriales que se designen". Este artículo añade que "en todo caso, se procurará que cada una cuente con el número suficiente de aquéllos para satisfacer las necesidades penitenciarias y evitar el desarraigo social de los penados".

El portavoz del Gobierno Vasco que "esta máxima legal", aplicada de forma general a todos los reclusos --salvo excepciones como la derivada de la política de dispersión a la que están sometidos los presos de ETA--, es "aplicable" tanto a los presos independentistas catalanes, como a los presos de la banda.

SIN "MOTIVOS EXCEPCIONALES"Erkoreka ha afirmado que no cree que existan "motivos excepcionales" para que estos reclusos no sean tratados como el resto en lo que se refiere a las medidas para evitar su "desarraigo social". "Se debería, sencillamente, aplicar la ley y hacer efectivo el principio recogido en la Ley General Penitenciaria", ha insistido.

Por otra parte, ha afirmado que no tiene "información directa" sobre los planes del Gobierno central para proceder a un acercamiento a Euskadi de presos de ETA. No obstante, se ha mostrado de acuerdo con el criterio expresado por el Ejecutivo central para "priorizar" en los traslados los casos de presos enfermos y con más edad.

"MÁS HUMANITARIO"Erkoreka ha subrayado que ese es un planteamiento "correcto" y "humanitario", que se sitúa en la línea de la propuesta planteada hace un año por el Gobierno Vasco al Ejecutivo central para reformar la política penitenciaria aplicada a los reclusos de ETA.

En este punto, ha citado el artículo 104 del Reglamento Penitenciario, referido a la posibilidad de que determinados presos accedan al tercer grado (el menos duro de los previstos en la normativa).

Este artículo indica que "los penados enfermos muy graves con padecimientos incurables, según informe médico, con independencia de las variables intervinientes en el proceso de clasificación, podrán ser clasificados en tercer grado por razones humanitarias y de dignidad personal, atendiendo a la dificultad para delinquir y a su escasa peligrosidad".

Erkoreka se ha mostrado partidaria de avanzar en esta dirección, hacia un tratamiento más "humanitario" y que garantice la "dignidad" de los reclusos, por lo que ha mostrado su deseo de que puedan producirse modificaciones en la política penitenciaria "lo antes posible".

Secciones