La acogida del ‘Aquarius’ se repetirá en Barcelona

El ‘Open Arms’ llegará el miércoles con sesenta migrantes
La ‘operación Esperanza del Mediterráneo’ continúa

B. Sotillo - Lunes, 2 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

donostia - El Estado español ha permitido, por segunda vez en las últimas semanas, poner fin a un drama humano y solucionar un problema internacional generado por la negativa de Italia y Malta a autorizar el desembarco de migrantes rescatados en el Mediterráneo. Tras la acogida en Valencia al buque Aquariusy sus 629 rescatados, ahora le ha tocado el turno al Open Arms, una nave en la que viajan sesenta migrantes rescatados frente a las costas de Libia y que está previsto que llegue al puerto de Barcelona el miércoles después de pasar muchas horas sin que se le permitiera arribar a un puerto más cercano.

Fuentes de la ONG Proactiva Open Arms precisaron que los migrantes que llevan a bordo están “tranquilos” después de saber que el Gobierno español autorizó su desembarco. La solicitud se tramitó a través de Salvamento Marítimo, dependiente del Ministerio de Fomento.

A través de su cuenta de Twitter, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, agradeció al Gobierno que permitiera a esta embarcación atracar en Barcelona, elogió la labor de la ONG y aseguró que la capital catalana espera “con los brazos abiertos” a los migrantes. Tres administraciones -Ayuntamiento de Barcelona, Generalitat catalana y Gobierno español- trabajarán de forma conjunta para organizar la llegada de los rescatados y aplicar los protocolos establecidos.

En total son sesenta personas: ocho palestinos, ocho de Sudán del Sur, tres de Mali, cinco sirios, uno de Burkina Faso, otro de Costa de Marfil, cuatro eritreos, ocho egipcios, tres de República Centroafricana, dos de Camerún, dos etíopes, seis libios, ocho de Bangladesh y un guineano. Todos ellos fueron rescatados el sábado por la mañana en aguas internacionales frente a Libia cuando viajaban en una balsa neumática.

En cuanto a su futuro, Ada Colau aseguró ayer que el Ayuntamiento barcelonés hará “lo imposible” para que los migrantes no acaben en un Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE). La alcaldesa destacó que quieren acoger las personas que van en ese barco “para garantizar sus derechos y tratarlas como personas sin distinción”.

Alertó de que los CIE “no sirven para nada” y que, a su juicio, no se respetan los derechos humanos, por lo que afirma que trabajarán por que estas personas no acaben internados en estos centros.

Los menores Sobre la situación actual de las 629 personas que fueron rescatadas por el Aquarius, se sabe que algunos grupos -como los ocho migrantes llegados a Euskadi la semana pasada- ya han viajado a otras comunidades autónomas, una parte importante del colectivo está tramitando su acogida por Francia y otros permanecen en instalaciones sociales de Valencia.

Así, la Vicepresidencia y Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas de la Generalitat Valenciana ha impulsado cursos de formación destinados a profesionales que trabajan con los niños y adolescentes que viajaban en la flotilla del Aquarius para facilitar su inclusión.

El taller, que cuenta con el apoyo del Ministerio de Empleo y Seguridad Social y el Fondo de Asilo, Migración e Integración, está dirigido a profesionales del ámbito social implicados en procesos de integración de los menores migrantes, en particular responsables de recursos de acogida, primera atención, intervención psicosocial y socio jurídica, informa la Generalitat. Según la directora general de Infancia y Adolescencia en la Generalitat, Rosa Molero, pasada la primera fase del proceso de acogida, era necesario trabajar con las personas implicadas en el proceso de integración de estos menores que deben ser beneficiarios de protección internacional, por sus especiales circunstancias y su alto nivel de vulnerabilidad personal.

La formación dedica una especial atención a los instrumentos para poder detectar y atender a mujeres y niñas que hayan podido ser víctimas de trata, para lo que se han facilitado a los profesionales herramientas que puedan constatar la existencia de indicios para activar el protocolo en aquellos casos en que sea necesario.

La directora general incidió en la importancia de que se actúe rápidamente en estos casos para evitar que estas niñas y jóvenes vuelvan a ser captadas por tratantes de seres humanos y en este contexto apuntó la importancia de que el lugar en el que se encuentran se mantenga en el mayor de los anonimatos.

La Vicepresidencia y Conselleria de Igualdad coordina la segunda fase de la Operación Esperanza del Mediterráneo, que comenzó el pasado 17 de junio, con la llegada al puerto de Valencia de la flotilla con los inmigrantes.

La crisis migratoria

Asilo. España recibió en 2017 un total de 160 peticiones de asilo de eritreos, la tercera nacionalidad más numerosa entre los 629 migrantes que se encontraban a bordo del ‘Aquarius’.

Eritreos. En 2017, en toda la Unión Europea hubo 25.115 peticiones de asilo de eritreos. Ese mismo año, España concedió el Estatuto de Refugiado o la protección subsidiaria a 126 personas de esta nacionalidad.

Huida. En la última década casi 400.000 personas han dejado Eritrea soñando con alcanzar las costas europeas o de la Península del Sinaí, pero el viaje no es nada fácil. “Llegan extenuados. Sus cuerpos son el signo visible de las torturas y maltratos que han sufrido. Es casi un milagro que lleguen en pie”, según el sacerdote eritreo Mussie Zerai.

Proactiva ‘Open Arms’

El rescate de los migrantes que viajan en el Open Arms y entre los que hay cuatro eritreos, se produjo el sábado en torno a las 11.00 hora local en aguas internacionales frente a Libia, cuando desde la embarcación de Proactiva se avistó una balsa neumática en la que viajaban prácticamente hacinados.