Mesa de Redacción

El ocaso de Maradona

Por Ramón Sánchez - Lunes, 2 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

"Maradona no es una persona cualquiera;es un hombre pegado a una pelota de cuero". A la descripción que hizo en su día el cantante Andrés Calamaro no le falta ni un ápice de razón. Lo que pasa es que pegado a una pelota, y con un don especial además, estuvo ya hace muchos años se retiró hace 21. Y que no es una persona cualquiera se empeña en demostrarlo en cada una de sus apariciones públicas, en las que la polémica cobra siempre protagonismo. Sus habituales números circenses no pasan desapercibidos porque aún guarda ese egocentrismo que acompaña a las estrellas del fútbol. Como el que se vivió en el partido que clasificó a Argentina a los octavos de final del Mundial. Está bien que el mandamás de la FIFA, Gianni Infantino, quiera dotar de glamur y celebridad al torneo más importante, pero escenas como la que ofreció el exastro argentino en el palco VIP del estadio de San Petersburgo no son ejemplo para los niños que sueñan con ser futbolistas. Ni para los pequeños ni para los mayores. El Mundial ya goza de suficiente prestigio como para que ningún héroe venido a menos se encargue de empañar su espectáculo. El nivel y la emoción que está ofreciendo la cita rusa contrastan con la deshonra para el deporte en la que se ha convertido Maradona.