México acudió a las urnas con una perspectiva de cambio sin precedentes

La jornada electoral transcurrió sin apenas incidentes y López Obrador promete “desterrar del país la corrupción”

Isabel Reviejo - Lunes, 2 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

México DF - Los mexicanos eligieron ayer al presidente del país y otros 3.400 cargos en una jornada en la que si vence la coalición del izquierdista Andrés Manuel López Obrador, como predecían las encuestas a pie de urna, habrá un cambio político sin precedentes. La jornada comenzó con la progresiva apertura de las mesas electorales, que sumaban 157.000 en todo el país.

Después de una precampaña y campaña fuertemente marcadas por la violencia -desde que iniciara el proceso electoral han sido asesinados al menos 130 personas-, la tranquilidad reinó durante las primeras horas de la votación. “El Instituto Nacional Electoral (INE) tiene información de todos los rincones del país y la votación está en marcha y bien”, apuntó el consejero electoral del organismo Ciro Murayama, quien animó a los ciudadanos a “votar en libertad” y “sin alarmas”.

Agregó que únicamente cuatro mesas en todo el país no se han podido instalar: una en Puebla, dos en Michoacán y una en Oaxaca.

La de ayer fue una jornada histórica, debido al elevado número de cargos que están en juego y que convierten a esta en la elección más grande que hasta ahora ha vivido el país. Además del presidente, los ciudadanos elegirán 128 senadores, 500 diputados, ocho gobernadores y el jefe de Gobierno de la Ciudad de México.

Pese a la hora de apertura oficial, miles de mesas electorales experimentaron retrasos de hasta una hora que causaron el descontento de la ciudadanía. “Es lamentable que nos hagan esto, yo pedí permiso en mi trabajo para llegar tarde pero no imaginé que me fueran a retrasar una hora”, comentó a pie de urna una persona que trabaja como cocinero en un restaurante del barrio de Polanco.

El primer candidato en acudir a votar fue López Obrador, quien llegó a su mesa electoral en el sur de la Ciudad de México, media hora antes de la apertura, aunque tuvo que esperar unos 75 minutos hasta que se terminaron de armar las urnas.

“Se va a decidir entre más de lo mismo o un cambio verdadero”, sentenció el ya tres veces aspirante a la presidencia. Este cambio, agregó el líder del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), será “profundo: vamos a desterrar del país la corrupción, que es el principal problema de México”.

El líder de la coalición formada por Morena, el Partido del Trabajo y Encuentro Social parte como absoluto favorito, dado que a lo largo de la campaña ha encabezado todas las encuestas, llegando incluso a alcanzar el 50% de preferencia. De ganar, sería la primera vez que la izquierda llega al poder en México, que hasta ahora ha estado en manos del Partido Revolucionario Institucional (PRI) desde 1929, a excepción de los dos sexenios del Partido Acción Nacional (PAN) con Vicente Fox (2000-2006) y Felipe Calderón (2006-2012).

Una hora después de que lo hiciera López Obrador, el candidato oficialista José Antonio Meade emitió su voto en la capital y dijo estar “confiado” y “absolutamente seguro” de su triunfo. El abanderado de la coalición entre el ahora gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI), el Verde Ecologista de México y Nueva Alianza remarcó que “este es un momento importante, donde los mexicanos van a decidir lo que quieren para su futuro”.

“Extraordinario e histórico” Por su parte, Ricardo Anaya, quien tuvo que esperar en fila durante más de una hora para emitir el voto en la ciudad de Querétaro, calificó el día como “extraordinario e histórico”. Además, llamó a los ciudadanos a no “quedarse en casa” y a pensar “en el futuro de nuestro país, en nuestros hijos, en las familias”.

Jaime Rodríguez Calderón, conocido como el Bronco, quien es el primer candidato independiente en contender a unas presidenciales gracias a la reforma político-electoral de 2014 votó por la tarde en el norteño municipio de García. Antes se dejó ver desayunando en una finca, donde indicó que hoy lunes retomará sus funciones como gobernador de Nueva León, cargo para el que pidió licencia con el objetivo de participar en las presidenciales.