LIGA EUSKO LABEL

Exitoso trabajo milimétrico

Los remeros de la ‘Ama Guadalupekoa’ celebran en aguas de Zierbena la consecución de su primera bandera de la temporada. (Liga ACT)

Hondarribia cuaja una gran regata en Zierbena para llevarse su primera bandera de la presente campaña; Orio, cuarto, mejora las prestaciones ofrecidas hasta la fecha

Jon Ander de la Hoz - Lunes, 2 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

zierbena - A la tercera llegó la vencida. Hondarribia cosechó ayer su primera bandera en la recién iniciada liga Eusko Label tras firmar una sobresaliente actuación en Zierbena. La Ama Guadalupekoa voló sobre el campo de regateo galipo para estrenar su casillero en lo que respecta a la presente campaña. Los hondarribiarras vencieron tras superar por casi cinco segundos a Zierbena, que puso en apuros a Hondarribia en unas aguas que conoce a la perfección.

A pesar del buen trabajo vizcaino, los verdes no se amilanaron en ningún momento de la competición y despejaron todas las dudas que existían en su entorno, si es que habían. El cuadro que dirige Mikel Orbañanos soltó la estacha con hambre de victoria, lo que les situó como proa de regata en los primeros minutos de la serie. Un fulgurante inicio sirvió para poner la primera piedra de una victoria que se les resistía en el inicio liguero.

En una estrategia calculada, la Ama Guadalupekoa impuso un ritmo pausado que hizo deslizar al bote a las mil maravillas. Por detrás, Urdaibai intentaba sujetar a los guipuzcoanos, al igual que Zierbena. Mientras tanto, Santurtzi comenzó a perder comba casi desde el banderazo de salida. Los tres rivales bogaban a ritmos más altos que Hondarribia, algo que hizo mella en su rendimiento según avanzaban los minutos.

La primera ciaboga ofreció pistas sobre el devenir de la regata. En la primera ciaboga, Hondarribia comandaba la regata con tres segundos de ventaja sobre Urdaibai, con Zierbena al acecho a cuatro. Para entonces Santurtzi ya había comenzado a acusar el esfuerzo de la víspera dejándose siete segundos en la maniobra.

Los virajes fueron una de las claves de la victoria bidasotarra. Ioseba Amunarriz y Gonzalo Carrión dieron una muestra más del conocimiento que tienen el uno del otro, y ejecutaron a la perfección una ciaboga que despegó a los rivales de su popa. Hondarribia aprovechó la salida de boyas para poner más agua de por medio, lo que acrecentó la distancia entre el bote verde y sus perseguidores.

La tanda se asentó en el segundo largo. La Ama Guadalupekoa supo aprovechar su calle y se hizo con las pequeñas vagas que hicieron acto de presencia en el campo de regateo. Por detrás, Zierbena aguantaba las embestidas guipuzcoanas, mientras que Urdaibai -con Lur Uribarren de patrón- se dejó unos valiosísimos segundos. Fue en el segundo largo cuando los txos se despidieron de la victoria.

El panorama era claro en el segundo giro;Hondarribia, que acertó de nuevo al virar, veía próxima su primera bandera mientras Zierbena se resistía a dejar escapar a su trapo. Mientras, Urdaibai aguantaba el tipo y Santurtzi estaba fuera de regata. Ejemplo de ello fue la ciaboga de la Sotera;el bote santurtziarra no acertó a cerrar bien la maniobra, y regaló bastantes metros con la consiguiente pérdida de tiempo.

Mientras tanto, Hondarribia seguía a lo suyo. Con una cadencia de 35-36 paladas por minuto, el peso de la bandera había empezado a caer sobre el lado verde de la balanza. La Ama Guadalupekoa mantenía un férreo control sobre Zierbena, a cinco segundos, mientras Urdaibai y Santurtzi, lejos, se dedicaban a intentar salvar la jornada. Otra maniobra espectacular auguraba la primera victoria guipuzcoana del curso.

No obstante, Zierbena echó el resto para intentar alcanzarlos en el largo final. Los galipos consiguieron acercarse a los verdes, ya que lograron ponerse a tres segundos durante varios minutos del cuarto largo. A un ritmo de 42 paladas por minuto, el equipo de Juan Zunzunegui solo dio su brazo a torcer en los últimos cien metros, cuando el triunfo ya se antojaba imposible. Fue entonces cuando Hondarribia logró volver a aumentar la ventaja y cruzar la línea de meta en primera posición. Tras los dos primeros, Urdaibai fue tercero a once segundos y Santur-tzi, cuarto a 22.

El equipo ganador bogó con Gorka Egiazu, Galder Ezponda, Xabier Etxebeste, Xabier Velasco, Beñat Egiazu y Alexander Udabe por babor;Agoitz Irazoki, Urko Redondo, Meltxor Amunarriz, Iker Mariezkurrena, Bikendi Alza e Iñigo Sagarzazu por estribor. Como de costumbre, Gonzalo Carrión hizo las veces de proel mientras que Ioseba Amunarriz guió a la trainera. Cabe destacar que la bandera Petronor es la primera que ondean Gorka Egiazu y Meltxor Amunarriz en la máxima categoría. El técnico ha optado por darles la alternativa este año;el pasado curso Egiazu remó en la segunda trainera, mientras que Amunarriz estuvo cedido en San Juan.

Orio, hacia arriba El sexto puesto final de Santurtzi aupó a Orio hasta la cuarta posición. Los amarillos ganaron su tanda con eficacia, y se colaron entre los botes de la tanda de honor por primera vez en lo que va de campaña. Jon Salsamendi acertó con su planteamiento y superó a sus rivales tras una regata en la que sus pupilos tuvieron que emplearse a fondo. Los aguiluchos, como Hondarribia, optaron por un ritmo más acorde con sus características e impusieron una económica remada. Les sirvió: llegaron primeros a la ciaboga, y acertaron en popare.

En la segunda maniobra Orio ya aventajaba en seis segundos a Cabo, su más inmediato perseguidor, mientras Ondarroa y San Pedro perdían once y trece segundos respectivamente. El de ayer no fue el día de los ondarreses, ya que fueron décimos en la clasificación final. Por su parte, San Pedro culminó una regata en la que fue de menos a más, y terminó superando a la Antiguako Ama. Un resultado con el que aleja hasta los diez puntos los puestos de descenso.

Mientras los sanpedrotarras se enfrascaban en una pugna con Ondarroa, Orio seguía con su trabajo para doblegar a Cabo. Un trabajo siempre dificultoso, y que ayer no lo fue menos. En la última ciaboga, los amarillos consiguieron aventajar a los gallegos en siete segundos, pero los de Boiro volvieron a demostrar su fortaleza en los minutos finales. Los bermellones apretaron a los de Jon Salsamendi, pero estos consiguieron neutralizarlos y lograron alcanzar la meta en primera posición. En la clasificación final, Orio fue cuarta, y cerca estuvo de adelantar a Urdaibai, que superó a los guipuzcoanos por seis centésimas. El resultado de ayer coloca a los amarillos a dos puntos de la tanda de honor.

Donostiarra también mejoró sus prestaciones de la víspera al quedar séptimos en la tabla. La Bantxa, que bogó en la primera tanda, dominó su serie sin grandes dificultades y superó a San Juan por doce segundos. No obstante, la jornada dominical resultó extraordinaria para los pasaitarras, ya que además de superar a sus rivales más directos, Kaiku y Tirán, también mejoró el registro de Ondarroa. Así, la Erreka logró poner agua de por medio entre su trainera y sus contrincantes directos.

Secciones