san marcial

Un día muy especial

En su vigésimo año, el Alarde mixto contó con 1.625 hombres y mujeres en sus filas, con un apoyo del público que sigue creciendo y volvió a lamentar “la ausencia del alcalde de todos” para recibirlo.

Un reportaje de Xabier Sagarzazu Fotografía Gorka Estrada - Domingo, 1 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

irun - El día de ayer fue muy especial para el Alarde público, el que reúne en sus filas a personas de ambos sexos en funciones que en el Alarde tradicional están reservados a los hombres nada más. Se cumplían 20 años de la celebración del primer Alarde mixto en los sanmarciales de Irun, en el que hombres y mujeres participaban como soldados en todas y cada una de sus unidades.

Fueron comienzos muy complicados, pero dos décadas después, con su presencia plenamente consolidada, sus integrantes y mandos , como la propia General, Inma Landa, se mostraban “contentos con lo conseguido, que hubiera resultado increíble entonces;conscientes de que queda aún camino por recorrer y seguros de que el Alarde del futuro en Irun es aquel en el que hombres y mujeres disfrutan y participan por igual”.

Era la valoración que hacía Inma Landa, que cumplía su quinto año al mando del desfile mixto, que arrancó a las 10.15 horas, adelantando su Arrancada en cinco minutos sobre el horario previsto y decretado por el Departamento de Seguridad del Gobierno Vasco.

En sus doce unidades y compañías, encabezadas por la Escuadra de Hacheros, desfilaron ayer, según la cifra facilitada por su Comandante, Itoiz Martín, “un total de 1625 personas”, hombres y mujeres soldados y también, once cantineras, como Nara Pérez, de la compañía Olaberria. Para ella, la Arrancada ayer fue “impresionante, porque sientes que el apoyo y la atención de la gente está enfocada especialmente en ti”. Era para esta joven “un Alarde distinto en eso, aunque la ilusión y la emoción de otros años, desfilando en la Banda de Música o como hachera, fueron muy similares”.

Al tiempo que su General, Inma Landa, volvía a lamentar que José Antonio Santano, “que es el alcalde de todos los irundarras”, no les recibiera en el balcón consistorial, el Alarde mixto contó con el apoyo de Emakunde, en la persona de su directora, Izaskun Landaida, del Ararteko, en la de su adjunta, Julia Hernández, y de representantes políticos de EH Bildu y Podemos. Todos hicieron un llamamiento “a trabajar para actualizar las tradiciones”, asegurando que “el Alarde del futuro es el mixto”.

El PNV estuvo representada por la presidenta de las Juntas Generales, Eider Mendoza y la portavoz en la cámara guipuzcoana Maria Eugenia Arrizabalaga, que estuvieron en el balcón consistorial presenciando ambos Alardes. Ambas quisieron transmitir un mensaje en favor de la convivencia y del respeto hacia todas las formas de vivir la fiesta. En declaraciones a los medios quiso trasladar el mensaje de “reconocimiento y apoyo a ambos alardes, como gesto a favor de la convivencia”. A su juicio, “dar la espalda a uno u otro dificulta la convivencia normalizada”.

En similares términos se expresó Arrizabalaga, que tras reprochar los intentos de politizar el conflicto que ocurrieron en el pasado , rompió una lazaba en favor de la connivencia, mostrándose a favor del la “coexistencia” de los dos alardes desfilan por las calles de Irun.