Jokin Aperribay presidente de la real

“Illarra representa el pasado, el presente y el futuro de la Real”

Jokin Aperribay

Aparcado el tema Anoeta, que abordaremos la próxima semana, Aperribay analiza en esta segunda entrega la situación de varios de sus jugadores y reconoce que esta es la Real que llevaba buscando años

Una entrevista de Mikel Recalde Fotografía Ruben Plaza - Domingo, 1 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

donostia - Nos centramos en nombres propios. Asier Garitano siempre le ha gustado.

-Roberto Olabe y Asier Garitano conocen perfectamente a la Real. Estamos ante dos personas que son muy competitivas y que son guipuzcoanas;Olabe de adopción. Me encantaría que estuviesen mucho tiempo para que su trabajo se plasmase en el campo.

¡En el fondo, es la Real que usted quería!

-Sí. Si cogiésemos una lista de los jugadores del Sanse y del tercer equipo, igual nos encontramos con 23-24 futbolistas que pueden estar en el primer equipo. Ahí tenemos nuestra meta de trabajo, los más cercanos al primer equipo, los más cercanos a los más jóvenes tienen que mejorar su trabajo. Me parece que tenemos un trabajo apasionante por delante.

Iñigo Martínez fue duro con usted en una entrevista. Tiene el derecho de réplica.

-No he leído la entrevista. Pero tengo nada que decir al respecto.

Prefiere centrarse en los que quieren estar como el nuevo jefe, Illarramendi.

-Es muy importante para la Real y es muy importante el brazalete de la Real.

¿Le va a dar más galones y jerarquía?

-Es difícil, pero entra en años muy importantes en su carrera y tiene que ser un ejemplo para los más jóvenes.

Con una cláusula de 70 millones de euros cuando la anterior era descendente, habrá tenido que rascarse el bolsillo.

-Las cosas no siempre son como parecen. El fútbol y los momentos cambian. Él regresaba a la Real y a él la vuelta le ha salido muy bien y está muy contento aquí.

Darle el brazalete puede provocar que alguno más veterano, que nunca se ha ido, se sienta ofendido...

-Un brazalete es la representación del club. Illarra representa el pasado, el presente y el futuro de la Real. La década de los 80, que nos ha dado magníficos jugadores, ha tenido dos sensacionales capitanes: Aranburu y Xabi Prieto. No se está determinando quién es el capitán de la década de los 80, sino de los 90. Ahí necesitas a jugadores que han convivido con los de los 80, pero también con chavales del 97-98-99. Necesitas determinar quiénes son los capitanes de los 90. En la Real no hay que hacer las cosas por sucesión, no es un grupo hereditario. No tiene ningún sentido que se pase el brazalete por edad. La década de los 80 ha tenido dos grandes capitanes que han cubierto muy bien esa década. Hay otros jugadores que podían haber sido capitanes: Agirretxe, Markel, Zurutuza, Ansotegi… Ahora estamos en la década de los 90.

¿Le preocupa la falta de referentes en el vestuario?

-La suerte que estamos teniendo es que los jugadores de los 90 vienen con referentes. Oyarzabal, Zubeldia, Elustondo… Tienen mucha fuerza.

¿A Prieto le dio el ‘10’ y ahora se lo va a dar a Oyarzabal?

-Yo no hago eso. Estamos hablando de una anécdota. Nos encontrábamos en Segunda y creía que Xabi Prieto era la referencia de los jugadores que iban a subir a Primera. Pero no sé cómo los jugadores escogen los números.

Si fichan a tres o cuatro futbolistas importantes, es para que sean titulares. Cada vez habrá menos canteranos en el once...

-Por eso vamos a ahondar en la metodología y tenemos que dar pasos. Los Rubén Pardo, Aritz Elustondo, Igor Zubeldia tienen que tener más importancia. Debemos ahondar en la metodología.

¿Dolió no cobrar los 20 millones de Griezmann si hubiera ido al Barça?

-No, no planificamos en función de las decisiones de otro equipo.

¿La Real le hizo una oferta de renovación a Sergio Canales?

-Ha habido diferentes momentos. En la temporada anterior sí, en esta hemos hablado, pero sabíamos que Sergio quería salir. El verano pasado lo expresó claramente.

El Athletic va a pagar más de 20 millones por Yuri. La Real lo vendió hace solo un año por menos de la mitad de su cláusula al millonario PSG. ¿Se han planteado la posibilidad de pujar por Yuri viendo que va a salir del club parisino?

-Me da pena no haber hablado con él en persona el año pasado porque quizá el resultado hubiese sido otro. Nos remitió a sus representantes y fue muy claro. Es verdad que, por lo que parece, los representantes no siempre te transmiten exactamente cuál es el sentimiento del jugador. Me da pena no haber hablado con el jugador, pero nada más.

Medio, lateral izquierdo y extremo. En esto estamos, ¿no?

-Ya veremos.

¿Les interesa Nacho Monreal?

-Paso palabra. Puede ser. No tenemos conversaciones abiertas. ¿Que puede ser en el futuro? No lo sé.

Dicen que Aitor Fernández ya está fichado.

-Paso palabra. Dejad de hablar con los representantes. Como porteros están Rulli y Moyá;y Zubiaurre que va a hacer la pretemporada con el primer equipo.

¿Está convencido de que Rulli va a seguir?

-No hay ningún movimiento ni ninguna conversación abierta que indique lo contrario. No hay ninguna conversación ni la estamos provocando.

¿Se ha portado mal la Real con Toño?

-Yo creo que la filosofía no tiene nada que ver con el rendimiento en un momento determinado. La Real acudió a Toño para que volviese a tener otra oportunidad aquí. Luego ya las decisiones sobre los jugadores en el campo, más cuando tienen más de 30 años, son complicadas. Hay que respetarlas y hacerlo también con el máximo respeto al jugador, como creo que hemos hecho.

¿Qué pasó con Lunin?

-No podía ser un fichaje. Había una oportunidad, pero nos dimos cuenta enseguida de que su fichaje no podía ser porque cuando vas a esos países necesitas relacionarte con su entorno, con el club, que el jugador tenga una clara voluntad... Y no era posible. La operación no estaba tan lanzada como se dijo. Nosotros teníamos interés, pero no estuvimos cerca.

¿Teme que Pardo pueda pedir salir?

-No. Y la palabra temer no entra en mi cabeza.

Porque Mikel Merino sí que viene.

-Veremos en las próximas semanas si se puede concretar y luego tenemos que respetar tiempos y formas con su club.

¿Es su fichaje estrella de este verano?

-El 5 de julio va a haber seis jugadores que el año pasado estaban en el Sanse entrenando con el primer equipo. Esa es nuestra referencia. A partir de ahí ficharemos jugadores.

Merino ha preferido el proyecto realista al del Athletic. ¿Algo está cambiando?

-No me lo había planteado. No miro demasiado al Athletic en estas cosas. Ellos siguen su vida y su camino, un gran club, nosotros estamos focalizados en cerrar la incorporación de Merino para la próxima temporada. Todavía no lo hemos hecho.

¿Sabe que el Athletic ha vuelto a tantear a varios de sus mejores canteranos?

-No es una historia nueva. No miro demasiado el tema. Bastante tenemos con ocuparnos en que la Real sea cada vez mejor y, además, este verano tenemos tanto trabajo con el estadio que provoca que los dolores de cabeza estén muy focalizados.

Tema Willian José. ¿Les dijo que no iba a marcharse?

-No hemos tenido ninguna conversación con ningún club por Willian.

¿Y con el fondo de inversión para comprar el 30%?

-No.

¿Ni han recibido presiones para vender?

-No.

¿La intención es blindarle?

-Willian está descansando, no hemos hablado con él y cuando vuelva lo haremos. Es una persona muy tranquila, el año pasado le renovamos sin que nos lo pidiera;el verano es largo y ya veremos. No tenemos preocupación, estamos tranquilos.

Odriozola. Cambió de agentes a unos cercanos al Real Madrid, portada de ‘Marca’ y ‘As’, la Real tiene recambios…

-No nos ha llamado nadie. No sé si puede haber movimientos. Álvaro es muy txuri-urdin, una persona muy formada, pero no hemos tenido ninguna conversación todavía. Si nos llaman… Ya veremos. No voy a hablar de hipótesis.

¿A día de hoy no tienen ofertas por ninguno de sus jugadores?

-No. Concretas no. Rumores sí. El mercado está muy parado.

Nueva Real, ¿y nuevos objetivos?

-Las notas se ponen al final de año. Hay veces que puedes tener años malos y ciclos buenos. Nos tenemos que preocupar del trabajo, la metodología, la exigencia y de engranar todo bien. Y de darle importancia a cada minuto de cada día. Pensar en el final es perder oportunidades.

La Real cada vez parece cerrarse más, ‘bunkerizarse’…

-Lo que pasa es que os fijáis solo en el primer equipo. Estar más cerca de las personas tiene mucho más que ver con el programa Realzale Incondicional, con la actividad de la Fundación, con la participación de Amets Bat, con el trato a los jóvenes, con que, pese a que se piensa que hemos subido los precios;la gente hasta los 30 puede ir por el 50% de los abonos… Tiene mucho más que ver con cosas que no se destacan por el resultado de los primeros equipos. Me gustaría que poco a poco se estuviese más cerca de las personas, al margen de resultados variables.

Asier Garitano habla de naturalizar la relación al estilo que implantó en Leganés.

-Por mí encantado. El abrir o no abrir la puerta depende más del método de trabajo del entrenador. Garitano tiene el suyo en cuanto a trabajar a puerta abierta o cerrada.

Diez años al mando, ¿siente el desgaste?

-Depende quién lo diga. Yo puedo pensar que ninguno y otros que mucho.

¿Le cansa el fútbol o le ha gustado más de lo que pensaba antes de entrar?

-No. Ninguna de las dos. Es un tema de gestión, no del fútbol en sí. La Real está creciendo, me veo con fuerza y tenemos por delante un proyecto apasionante que es la consolidación de Zubieta en torno al primer equipo, que la Real sea muy competitiva con su filosofía y abordar el proyecto de Anoeta.

¿La Real es un club presidencialista?

-No. No es verdad que sin mí no se haga nada. El club está muy bien estructurado en sus departamentos de trabajo. Otra cosa es que yo sea la cabeza visible.

¿Va a presentarse a otro mandato?

-No lo sé todavía.

Secciones