Interés Humano

Un mundo a 500 años luz se parece mucho a la Tierra

Europa Press - Sábado, 30 de Junio de 2018 - Actualizado a las 08:01h.

Madrid - Un mundo a 500 años luz de distancia, Kepler-186f, se ha convertido en el primer planeta conocido del tamaño de la Tierra fuera del sistema solar que orbita una estrella en la zona habitable. Esto significa que es la distancia adecuada desde su estrella anfitriona para que el agua líquida se acumule en la superficie.El estudio de Georgia Tech utilizó simulaciones para analizar e identificar la dinámica del eje de giro del exoplaneta. Esas dinámicas determinan cuánto se inclina un planeta sobre su eje y cómo ese ángulo de inclinación evoluciona con el tiempo. La inclinación axial contribuye a las estaciones y al clima porque afecta a cómo la luz solar golpea la superficie del planeta.Los investigadores sugieren que la inclinación axial de Kepler-186f es muy estable, al igual que la Tierra, lo que hace probable que tenga variaciones estacionales regulares y un clima estable. El equipo de Georgia Tech cree que lo mismo ocurre con Kepler-62f, un planeta del tamaño de una súper Tierra que orbita alrededor de una estrella a unos 1.200 años luz de distancia de nosotros.¿Cómo de importante es la inclinación axial para el clima? La gran variabilidad en la inclinación axial podría ser una razón clave por la cual Marte se transformó de un paisaje húmedo hace miles de millones de años en un desierto estéril."Marte está en la zona habitable de nuestro sistema solar, pero su inclinación axial ha sido muy inestable, variando de cero a 60 grados", dijo el profesor asistente de Georgia Tech Gongjie Li, quien dirigió el estudio junto con el estudiante de posgrado Yutong Shan de Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics. "Esa inestabilidad contribuyó a la descomposición de la atmósfera marciana y la evaporación del agua superficial". Como comparación, la inclinación axial de la Tierra oscila más suavemente, entre 22,1 y 24,5 grados, yendo de un extremo a otro cada 10.000 años.El ángulo de orientación de la órbita de un planeta alrededor de su estrella anfitriona puede oscilar por interacción gravitacional con otros planetas en el mismo sistema. Si la órbita oscilara a la misma velocidad que la precesión del eje de rotación del planeta (similar al movimiento circular exhibido por el eje de rotación de una parte superior o giroscopio), el eje de rotación también se tambalearía hacia adelante y hacia atrás, a veces dramáticamente.Marte y la Tierra interactúan fuertemente entre sí, así como con Mercurio y Venus. Como resultado sus ejes de giro precesarían con la misma velocidad que la oscilación orbital, lo que puede provocar grandes variaciones en su inclinación axial. La luna mantiene las variaciones de la Tierra bajo control. La luna aumenta la tasa de precesión del eje de rotación de la Tierra y la hace diferente de la tasa de oscilación orbital. Marte, por otro lado, no tiene un satélite lo suficientemente grande como para poder estabilizar su inclinación axial. - Europa Press