Apuesta compartida por un corredor de alta velocidad con estándares europeos

Navarra, Aquitania y la CAV aprueban un programa de 36 acciones a desarrollar de forma conjunta hasta 2020

Ibai Fernandez - Sábado, 30 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

Pamplona - La asamblea extraordinaria de la Eurorregión Navarra-CAV-Nueva Aquitania aprobó ayer su plan estratégico de actuaciones hasta 2020. En total, 14 áreas de actuación definidas en 36 acciones institucionales que el ente transfronterizo desarrollará en próximos meses, y con las que se fijan los objetivos prioritarios y se programan las acciones para alcanzarlos, en consonancia también con las líneas fundamentales de los fondos de la UE, con los que el ente aspira a financiar buena parte de los proyectos compartidos.

Y aunque estos son muchos y de distintos ámbitos, ayer el foco estuvo en el transporte, y en especial en la conexión por alta velocidad a la que aspiran los tres gobiernos regionales. “Las tres administraciones estamos alineadas en la visión de un corredor, dentro de los estándares europeos y con conexiones con la Europa continental”, explicó la presidenta navarra, Uxue Barkos, que reiteró la apuesta de su Gobierno por una infraestructura que facilite la salida a Europa para viajeros y mercancías, y no por “un tren de alta velocidad que comenzara y terminara en Navarra”.

La apuesta fue refrendada por Alain Rousset, que destacó la importancia de que la alta velocidad llegue hasta Hendaia. “Es preciso seguir trabajando en el ámbito del transporte”, defendió el presidente aquitano, que puso la alta velocidad como vía para luchar contra el cambio climático porque lograría reducir en un tercio el transporte de mercancías por carretera. “Si ahora el trabajo conjunto es importante, también en un futuro, y deberíamos trabajar pensando en nuestros hijos y nuestros nietos ante el calentamiento climático”, expuso.

Por su parte, Iñigo Urkullu abogó por “implantar la alta velocidad ferroviaria y conectarla al corredor atlántico. La prioridad compartida es vertebrar las comunicaciones de la Eurorregión en el marco de una movilidad sostenible de viajeros y mercancías”, defendió.

El plan estratégico El plan estratégico hasta 2020 sigue manteniendo como objetivos primordiales los ejes previstos inicialmente: ciudadanía eurorregional, área de economía del conocimiento, innovación y competitividad empresarial, y territorio y movilidad sostenible. Garantizar la gobernanza y la coordinación de los diferentes proyectos y acciones incluidos en el plan es el cuarto eje. En total, se han definido catorce líneas de actuación y 36 acciones.

En el primero de los ejes, el objetivo es “lograr una ciudadanía eurorregional más conectada”. Para ello, se prevén tres líneas de actuación importantes: mejorar el conocimiento y el uso de los idiomas de la Eurorregión;hacer de la cultura un autentico eje vertebrador de la cooperación, e impulsar especialmente la interacción de la juventud.

En el eje de la economía del conocimiento, innovación y competitividad empresarial, las metas son impulsar un campus eurorregional integrado por universidades, centros de FP y otros agentes de innovación;enfocar los proyectos comunes de I+D+i en los sectores incluidos en las Estrategias de Especialización Inteligente (S3), promover la cooperación de empresas y crear una cuenca de empleo eurorregional.

El tercer eje, Territorio Sostenible y Transporte, tendrá como líneas de actuación prioritarias alcanzar una movilidad sostenible tanto de viajeros como de mercancías, convertir a la Eurorregión en un espacio de referencia medioambiental, y desarrollar políticas comunes y coordinadas en materia de recursos naturales y de turismo. Por último, en el apartado de la Gobernanza, los principales ejes de actuación son impulsar la propia gobernanza a todos los niveles y la gestión por proyectos, así como dar visibilidad y posicionamiento a la Eurorregión.

Secciones