150 niños participan en el campus de verano de Dani García

Dani García, con algunos de los chavales que están participando en su campus.

Se reúnen todas las mañanas en el estadio Argixao de Zumarraga

Asier Zaldua - Viernes, 29 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

zumarraga - Al futbolista zumarragarra Dani García le costó llegar a Primera División, pero en cuatro temporadas se ha convertido en uno de los referentes de La Liga. Finaliza su contrato con el Eibar y ha recibido un buen número de ofertas. Finalmente, se ha decantado por la del Athletic. Se ha instalado en la elite, pero no olvida sus orígenes: colabora con el Urola de Zumarraga y Urretxu y todos los años organiza un campus para los niños del pueblo. El de este año comenzó el lunes y finalizará hoy.

Tal y como es lógico, García es uno de los futbolistas favoritos de los niños de Urretxu y Zumarraga y su campus suele tener un gran éxito. Este año también se han completado todas las plazas: 150. De hecho, unos 20 niños se han quedado fuera.

La esperada visita García no pudo acudir al campus hasta ayer, debido a sus múltiples compromisos. Ayer por fin pudo acercarse a Argixao y los pequeños futbolistas le recibieron con los brazos abiertos. Los chavales, de 6 a 12 años, trabajan divididos en grupos y el futbolista se acercó a todos.

Argixao es un sitio muy especial para él, pues fue allí donde dio las primeras patadas a un balón. La casa de sus padres está situada junto al campo y se pasaba el día allí. Cuando llegaba la hora de comer, le pegaban un grito para que subiera a casa.

Su unión con Zumarraga y Urretxu, Argixao y el Urola es tal, que esta pasada temporada ha ejercido de segundo entrenador del primer equipo. “Siempre digo que voy a dejar de entrenar, pero luego vuelvo. Es algo que me gusta”, comentó.

Aunque ha cambiado de club, seguirá colaborando con el Urola, pues tiene intención de seguir viviendo en Zumarraga. “Estar con mis amigos y mi familia me da vida. Algún día me quedaré en Bilbao, pero la mayoría de las veces vendré a Zumarraga”.

Cuando tuvo ocasión de organizar un campus, también tuvo claro que sería en Zumarraga. “Los chavales están ilusionados con Mikel Balenziaga y conmigo y creo que eso es bonito. Ver que dos futbolistas de Zumarraga han llegado a Primera División les hace sentir que ellos también pueden llegar. Cuando yo era chaval, lo que me motivaba era ver a Alberto Alejandro en la Real”.

Se lo pasa en grande con los niños del campus. “En un trabajo muy bonito, pero hay que tener un poco de paciencia: ¡se levantan con una energía increíble! Es muy bonito verles disfrutar. Es de lo que se trata, cuando hablamos de niños de esa edad: que lo pasen bien y se respeten los unos a los otros”.

Secciones