el hijo, herido leve

Un conductor borracho mata en León a una pareja de ciclistas de Villabona

Patrullas de la Guardia Civil en la N-601 a su paso por Matallana de Valmadrigal, en León, donde sucedión el atropello
Foto familiar del matrimonio de Villabona formado por Nerea Aguirre y Jose Carrasco, junto a su hijo Orats que resultó herido leve.

El hombre quintuplicaba la tasa de alcoholemia permitida y se dio a la fuga La familia se encontraba realizando el Camino de Santiago con su hijo de 12 años, que resultó herido leve

Alex Zubiria - Viernes, 29 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

donostia - Un conductor que quintuplicaba la tasa permitida de alcohol acabó ayer en León con la vida de un matrimonio de Villabona, Nerea Aguirre y Jose Carrasco, que realizaba el Camino de Santiago en bicicleta junto a su hijo de 12 años, Orats, que resultó herido leve en el atropello. El autor del suceso se dio a la fuga y fue posteriormente arrestado a 17 kilómetros del lugar del suceso pensando que se dirigía hacia Valladolid, a pesar de ir en dirección contraria a la localidad castellanoleonesa.

En torno a las 11.00 horas de ayer, un vehículo embistió al grupo de ciclistas en el kilómetro 293 de la N-601 a su paso por Matallana de Valmadrigal, al suroeste de la provincia de León. Se trataba de Nerea y Jose, de 41 y 43 años, un matrimonio de Villabona que falleció en el acto, y su hijo menor, Orats, de 12 años, que resultó herido. Todos ellos se encontraban en León realizando el Camino de Santiago en bicicleta.

El autocar circulaba a gran velocidad e invadió el arcén por el que transitaban los ciclistas. Varios vecinos fueron los que dieron el aviso del accidente a los servicios de emergencia, ya que el conductor se dio a la fuga nada más darse el choque.

El personal sanitario, que trasladó un helicóptero medicalizado al lugar del atropello, no pudo hacer nada por la vida de la pareja. El menor, que presentaba heridas de poca gravedad, fue evacuado al Complejo Asistencial de León.

La Guardia Civil comenzó la búsqueda del vehículo por los municipios cercanos, hasta que el dueño de una gasolinera cercana al lugar del accidente les alertó de que minutos antes del atropello, un vehículo de la marca Audi había pasado a gran velocidad por ahí.

Asimismo, dos camioneros que avistaron un vehículo de la misma marca con un gran impacto en el lateral derecho delantero avisaron a los cuerpos de seguridad del color y la matrícula del coche.

Gracias a estos datos, la Guardia Civil dio con el conductor a 17 kilómetros de distancia del lugar del suceso, entre los municipios leoneses de Mansilla de las Mulas y Villamoros.

El conductor dio positivo en la prueba de alcoholemia con un resultado de 1,6 miligramos, cinco veces más de lo permitido. Su estado de embriaguez era tal, afirmaron fuentes policiales, que al ser preguntado por su destino afirmó estar dirigiéndose a Valladolid a pesar de estar yendo en dirección opuesta a la ciudad castellanoleonesa.

Los agentes comprobaron, asimismo, que el hombre circulaba sin seguro de coche, por lo que fue detenido y trasladado a dependencias policiales.

La Guardia Civil informó que el varón es natural de Catalunya, aunque trabajaba en la planta de Renault de Valladolid.

El ayuntamiento como acusación Al parecer, la zona del siniestro no muestra ningún tipo de problema de visibilidad y es completamente recta, por lo que el accidente se habría dado únicamente por una imprudencia del conductor.

“No se puede hablar de despiste, sino de una falta gravísima”, afirmó al diario leonésLa nueva crónicaCeferino Revilla, alcalde de Santa Cristina de Valmadrigal, municipio al que pertenece la pedanía de Matallana de Valmadriga, y quien había coincidido con la familia a primera hora de la mañana en el bar de la localidad.

Según Revilla, el niño seguramente fuese varios metros por delante del matrimonio, por lo que al ser atropellados desde atrás por el coche, este se llevó menor impacto.

Maite Izagirre, alcaldesa de Villabona, afirmó, por su parte, no comprender “cómo a día de hoy pueden darse estos accidentes” y aseguró que el municipio estaba “consternado”.

“Hoy -por ayer-, todos los teléfonos del pueblo están a tope, recibiendo mensajes de cariño hacia los familiares y amigos”, aseguró.

Los portavoces del Consistorio se reunieron de forma extraordinaria tras conocer la noticia e hicieron pública una declaración institucional en la que condenaban lo ocurrido y se ponían en manos de los allegados de los fallecidos para todo lo que necesitasen.

Asimismo, anunciaron que el Ayuntamiento se personará como acusación particular en la causa.

Secciones