PNV y PSE posponen el debate para la reforma de la RGI

El objetivo es “abrir un tiempo de acuerdo” con la oposición para “ampliar los consensos”

Viernes, 29 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

donostia - PNV y PSE decidieron ayer posponer, a propuesta de EH Bildu, la toma en consideración de la proposición de ley para la Garantía de Ingresos y para la Inclusión, al constatar que la falta de apoyos en la oposición ponía en peligro su tramitación parlamentaria.

Minutos antes del inicio del debate en el Parlamento Vasco, los grupos que sustentan al Gobierno distribuyeron un texto a los medios de comunicación para explicar esta decisión adoptada para “abrir un tiempo de acuerdo” con la oposición con la voluntad de “ampliar los consensos” respecto a la reforma del sistema vasco de protección social.

Según explicaron, la tramitación de esta norma “busca consolidar y ampliar tanto el derecho a disponer de medios económicos para hacer frente a las necesidades básicas de la vida como el derecho a recibir apoyos personalizados para la activación laboral y social”.

PNV y PSE han destacado que la tramitación en forma de proposición de ley “permitía agilizar los tiempos” pero ambas formaciones han valorado que otros grupos de la oposición “compartan el espíritu de mejorar la propuesta inicial con las distintas aportaciones que se puedan realizar”.

En este sentido, afirmaron que el retraso en el debate “no es un tiempo perdido”, sino que “se presenta como una oportunidad de fortalecimiento del sistema para acceder a realidades a las que ahora no se llega, con más recursos, con mayor protección a menores y pensionistas, con mayor eficacia en la gestión y con una mejora en los mecanismos de inclusión”.

Para PNV y PSE, la proposición de ley para la Garantía de Ingresos y para la Inclusión tiene una importancia “primordial” para el conjunto de la sociedad vasca, “y de ahí que resulte necesario buscar espacios para el entendimiento y el acuerdo”. “No podemos oponernos a una petición de aplazamiento que lo que persigue es aprobar una ley resultado de un trabajo conjunto”, señalaron.

Jeltzales y socialistas destacaron que han mantenido “contactos frecuentes” con otras formaciones para conocer su disposición en esta materia, y reafirmaron el “compromiso sincero de contar con todas las aportaciones”.

Asimismo, apelaron a la “responsabilidad, el rigor y la seriedad para acordar, negociar y cerrar la mejor reforma, la que sea más útil para quienes requieren la solidaridad del conjunto de la ciudadanía”.

Todos los grupos de la oposición criticaron la falta de negociación mostrada por los grupos que sustentan el Gobierno, y mientras que EH Bildu explicó que habían solicitado posponer el debate, Elkarrekin Podemos y PP creen que PNV y PSE retiraron la proposición de ley para no evidenciar su soledad en la Cámara.

La parlamentaria de EH Bildu Nerea Kortajarena explicó que su grupo planteó que se retirara la iniciativa porque “no se daban las condiciones que entendíamos adecuadas” para celebrar este debate y “tampoco se habían dado los movimientos necesarios para que esta discusión se diera en condiciones”. “Planteamos posponer para seguir avanzando e ir viendo si realmente se dan movimientos para llegar a ese acuerdo que nosotras estamos planteando”, dijo.

La parlamentaria de Elkarrekin Podemos Tinixara Guantxe, por su parte, señaló que PNV y PSE “se han quedado solos por no escuchar las peticiones de la ciudadanía, no querer consensuar ni acordar, por querer hacer una ley que deja fuera a más de 60.000 personas”, ya que “esta ley es difícilmente arreglable con enmiendas parciales”. “(PNV y PSE) Han tenido que agachar las cabeza y posponer su propuesta de ley para que no quedara en evidencia el rechazo que le iba a dar esta Cámara. El Gobierno se iba a quedar solo”, aseguró.

Desde el PP, Laura Garrido afirmó que PNV y PSE tomaron esta decisión “ante la derrota que claramente iban a sufrir en el Parlamento Vasco”, ya que “no han hecho los deberes”. Además, afirmó que se trata de un “mal texto” tanto por la forma elegida -la proposición de ley- que “no cuenta con las debidas garantías ni rigor jurídico” y porque cree que la reforma “se ha quedado absolutamente corta” cuando es necesario llevar a cabo una reforma “en profundidad” y el texto utiliza un lenguaje “confuso”. - E.P.

Secciones