La víctima de ‘La Manada’: “no os calléis, denunciad”

Ángel Boza, integrante de 'La Manada'. (EFE)

Publica una carta en la que rompe por primera vez su silencio y anima a no bromear con la violación y a ser valientes en la denuncia, para que “ellos no ganen”Agradece el apoyo y no habla de las resoluciones

Enrique Conde - Jueves, 28 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

pamplona - La joven de Madrid que fue víctima de La Manada en los sanfermines decidió ayer romper su silencio públicamente. La joven, que hasta ahora solo había hablado en las instancias judiciales que le habían requerido (denunció ante la Policía Municipal de Pamplona, ratificó la denuncia en el juzgado de instrucción y compareció en el juicio en la Audiencia) remitió una carta a El Programa de Ana Rosa, de Telecinco, en la que anima a denunciar los casos de violación y no quedarse callados. “No os quedéis callados porque si lo hacéis, les estáis dejando ganar a ellos”, recoge la misiva.

víctima, superviviente, mujer valiente En el comunicado, que comienza con el encabezado De víctima a superviviente y de ahí a mujer valiente, la joven explica que no ha escrito estas palabras para contar su “vivencia” o su “versión”, sino que es una “carta de agradecimiento” y empieza por sus padres, que han sacado “fuerzas” de donde no las tenían. Es en la parte final del escrito donde la joven hace un llamamiento a no “bromear” con el tema de las violaciones. “Igual que estamos mentalizados y no bromeamos con las enfermedades, no podemos bromear con la violación. Es indecente y está en nuestras manos cambiarlo”, destaca la chica. Tras esto, pide “por favor”, a cualquiera que haya podido ser víctima de una violación que “por mucho” que se piensen que no le van a creer, denuncie. “Por favor, solo pido que por mucho que penséis que no os van a creer, denunciéis”, dice la víctima, quien admite que “todo el camino que hay que recorrer no es plato de buen gusto” pero que se pregunta qué hubiera pasado si ella no hubiera denunciado. “Está muy bien condenar los hechos pero todos tenemos que ser partícipes del cambio”, señala, al tiempo que añade que “personalmente si su caso “ha removido la conciencia de alguna persona o dado fuerzas a otras a luchar”, ella se da por “satisfecha”.

“Para todas esas mujeres, hombres y niños que estéis pasando por algo parecido, se puede salir”, prosigue la joven, quien continúa con su mensaje diciéndoles que aunque piensen que no tienen “fuerza para luchar”, se sorprenderían al saber “la fuerza que tienen los seres humanos”. “Contadlo a un amigo, a un familiar, a la policía, en un tuit... hacedlo como queráis... pero no os quedéis callados porque si lo hacéis los estáis dejando ganar a ellos”, concluye la joven en la carta, que está escrita a ordenador y que ha entregado, a través de una persona de confianza, a un periodista del programa.

AGRADECIMIENTOS La primera parte del escrito está repleta de palabras de agradecimiento. Primero, se dirige a su padre y su madre, a los que les da las gracias por sacar fuerzas de donde no tenían y dárselas a ella. “Gracias por todo lo que me habéis enseñado y lo que me enseñareis, pero sobre todo, por no abandonar”, apunta.

También da las gracias a sus tíos, abuelos y primos, por hacerle ver que “en esto se basa una familia, siempre, pase lo que pase”. Da las gracias a sus “personas”, a sus “elegidas”, “las mejores elecciones” que ha hecho en esta vida, por apoyarla, llorar con ella y enfadarse “por no tener sentido lo que sentía”, en alusión al sentido de culpabilidad. La joven sigue en este punto dando las gracias porque estas personas son las que le han hecho ver que “lo mejor y lo peor en la vida hay que compartirlo”. “Por odiar y por querer”, añade, para subrayar que ellos la han ayudado a levantar.

Asimismo, tiene las mismas palabras de agradecimiento para las personas que la han ayudado en este camino. “Ojalá nunca os hubiera conocido pero la vida es así y te trae a las mejores personas en los peores momentos y eso es por algo”, apostilla, al tiempo que se refiere también a una “amiga de verdad” que ha conocido en este proceso y que es “imprescindible” en su vida, una “compañera de batalla”.

La joven también agradece a la gente que ha salido a la calle para defenderla bajo el grito Hermana, aquí está tu manada o el Yo sí te creo, entre otras consignas. “(Gracias) a la gente que sin conocerme tomó España y me dio voz cuando muchos me la intentaron quitar, por creer, hermana, por no dejarme sola, gracias por todo, de corazón”. “Gracias por hacerme sentir otra vez parte de la sociedad en la que parece que si te violan tienes que llevar el cartel de violada pegado en la frente, gracias por gritar, llorar y apoyar esta causa”, señala.

“NO SOY LA CHICA DE LOS SANFERMINES” En este punto, anima otra vez a denunciar porque “nadie tiene que pasar por esto”. “Nadie tiene que lamentarse de beber, de hablar con gente en una fiesta, de ir sola a casa o llevar una minifalda. Nos tenemos que lamentar todos de la mentalidad que tiene esta sociedad, donde esto le puede pasar a cualquiera, os lo aseguro”, afirma.

La joven insta, además, a tener “cuidado” con lo que se dice. “No sabéis cuántas veces he oído hablar de la chica de sanfermines sin saber que esa chica era la que está sentada a su lado”. “No soy la chica de San Fermín, soy la hija de, la nieta de, la amiga de y a lo mejor ese de sois uno de vosotros, por lo que pensad antes de hablar”, pide.

Secciones