La Fiscalía pide la vuelta a prisión de los acusados

Coincide con el voto particular de J.F. Cobo y entiende que sí hay riesgo de fuga y de reiteración delictiva

Enrique Conde - Jueves, 28 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

pamplona - La Fiscalía Superior de Navarra ha presentado ya su recurso de súplica para solicitar a la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Navarra que revoque su decisión inicial y, por tanto, ordene el reingreso de los condenados de La Manada a prisión provisional sin fianza. La Fiscalía entiende que sí existe riesgo de fuga y de reiteración delictiva y coincide con el voto particular formulado por el presidente de la Sala, J. F. Cobo.

Este es el único recurso hábil al que se pueden agarrar las partes acusatorias en este momento del proceso y al tratarse la resolución de un auto judicial, contra el que solo se puede recurrir en súplica ante la misma Sala. Siendo así, resultaría realmente excepcional (aunque en este procedimiento descomunal caben todas las opciones abiertas a la vista de los acontecimientos) que la Audiencia cambiara ahora su criterio, pero la Fiscalía ha hecho un alegato para que eso ocurra poniendo en solfa las contradicciones del auto. Incluso, el Ministerio Público llega más lejos y critica las medidas cautelares adoptadas contra los miembros de La Manada.

En este sentido, “atendiendo a las circunstancias expuestas por la acusación particular (que representa a la joven) que es quien mejor conoce la situación que ha vivido y está viviendo la víctima, las medidas acordadas en el auto nos resultan claramente insuficientes. Es de reseñar especialmente el hecho de que a los procesados se les imponga respecto al alejamiento de la víctima, únicamente la prohibición de entrar en la comunidad de Madrid y se justifique que no hay mayor riesgo por residir a más de 500 kilómetros de distancia”.

Ello, según la fiscal y con los medios de transporte actual, no es motivo que “pueda justificar la ausencia de riesgo”. Y, por otra parte, la prohibición de entrar en Madrid supone una mayor “limitación deambulatoria para la víctima que para los propios acusados. Si la víctima sale de Madrid, ya sea de viaje, trabajo o estudios, no contará con ninguna medida específica de protección de acercamiento de los procesados, lo que nos resulta manifiestamente injusto. La víctima sufre una mayor limitación de sus derechos”.

La Fiscalía recuerda que en los autos anteriores en los que se había denegado la puesta en libertad “se valoró el riesgo de fuga, pese a que en modo alguno se puso en duda el arraigo de los procesados, sus vínculos familiares, sociales, laborales y su situación de insolvencia provisional”.