Asignan 48 banderas negras a las peores playas españolas

Ecologistas en Acción señala entre ellas la regata de Mijoa, en Mutriku

Jueves, 28 de Junio de 2018 - Actualizado a las 09:24h.

MADRID – El informe Banderas Negras 2018 de Ecologistas en Acción ha adjudicado 48 banderas –una más que el año pasado– a los puntos más contaminados o con peor gestión ambiental por parte de las administraciones en el litoral español.

La asociación ecologista presentó este estudio ayer en Madrid para “analizar la situación ambiental de los casi 8.000 kilómetros de costa con una visión homogénea y global”, explicó la coordinadora del trabajo, Clara Megías Baños.

Estos 48 puntos negros se reparten en 24 territorios de las diez comunidades autónomas con playa, más las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. Entre ellos, la coordinadora destaca como más graves la situación en Murcia –por la contaminación de la bahía de Portman y Sierra Minera y por la mala gestión local en el Mar Menor–, Euskadi –por la ampliación del puerto de Bilbao– y Melilla –también por la ampliación portuaria–.

Otros lugares especialmente afectados, bien por la polución o bien por una deficiente administración medioambiental, son según Ecologistas en Acción la regata de Mijoa, en Mutriku, la zona industrial de Carboneras (Almería), el coralígeno de la costa de San Amaro (Ceuta) y las playas de Luarca (Asturias).

También la ría San Martín de la Arena (Cantabria), la desembocadura del río Segura (Alicante), las aguas fecales de El Confital (Las Palmas), el complejo industrial de Alcoa (Lugo), la depuración deficiente en todas las islas de Baleares y la contaminación en toda la costa de Girona.

El descontrol de vertidos de aguas residuales y la mala depuración son, según Megías, los principales desafíos para el litoral español, culpables de que en la lista aparezcan once de las 48 playas señaladas.

Estos problemas “se multiplican por todo el territorio, pero sobre todo en las islas, donde el turismo masivo sobrepasa la capacidad de carga de las depuradoras, además de que muchas de estas instalaciones están obsoletas”, advirtió, por lo que el efecto negativo “no solo es para el medio ambiente, sino para la salud, ya que son aguas de procedencia fecal”.

La presencia industrial es un inconveniente añadido y la causa de otras once banderas negras para sendas playas españolas. La coordinadora señala que, por primera vez en este informe que se elabora desde 2016, los expertos han evaluado los efectos de la acuicultura –crianza de especies acuáticas– cuya sobreexplotación supone un “peligro para la biodiversidad ”.

La erosión costera –la pérdida de arena– también es señalada como uno de los problemas que más afecta al litoral, sobre todo en las playas de Levante y Catalunya. A la erosión contribuye la masificación turística y “la gran cantidad de urbanismo en primera línea de playa”.

La acumulación de basuras, la ampliación de puertos, el tránsito continuado de cruceros, un urbanismo irrespetuoso o el aumento de las especies invasoras son otras categorías que Ecologistas en Acción incluye en su informe. – Efe