Asier Illarramendi firmará su renovación esta semana

acuerdo el club realista lo anunciará en los próximos días

Jueves, 28 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

donostia - Asier Illarramendi firmará esta semana su nuevo contrato. El acuerdo con el club está apalabrado y lo único que falta es rubricarlo y hacerlo oficial, en lo que supone una de las mejores noticias del verano en clave txuri-urdin.

El actual expira en 2021, por lo que el nuevo lo hará en 2022 o 2023. El otro cambio más significativo e importante es el de la cláusula. En la anterior renovación se selló una descendente, que comenzaba en 40 millones, pero que a partir del próximo curso se quedaría en 35 millones, una cantidad bastante accesible para el potencial de los pretendientes que llevan meses siguiéndole de cerca dispuestos a afrontar su contratación. Lo más probable es que esta vez se eleve hasta los 50 millones para asentarse en una tranquilidad necesaria que evite los nervios de cada verano.

Jokin Aperribay, que siempre ha considerado al mutrikuarra como el pilar básico a partir del cual construir el novedoso proyecto futuro del club, era plenamente consciente de que en esta ventana de mercado podían llegar ofertas por Illarra y su estrategia ha funcionado muy bien, ya que primero le dio galones, escenificándolo con la colocación del brazalete con la ikurriña por parte de Xabi Prieto en su retirada para después plantearle un nuevo contrato, subiendo sus emolumentos, ya de por sí bastante elevados desde que regresara del Real Madrid, y prolongando su vinculación en los citados uno o dos años.

Lo mejor es que la acogida de Illarra ha sido en todo momento muy satisfactoria. El mutrikuarra está encantado en la Real, como lo ha confirmado en todas sus intervenciones públicas, y ya no parece tener motivación para volver a emigrar. La experiencia en el Bernabéu, adonde llegó muy joven (23 años), lo que acabó provocando que le quedara todo demasiado grande, le dejó marcado porque no lo pasó bien. Salió, conoció lo que es jugar en un gigante mundial, celebró títulos, sufrió mucho hasta el punto de que muchos creyeron que su carrera se quedaría tocada y regresó a casa tras asumir que no tenía demasiado recorrido en el Madrid. Después de confirmar que no se le había olvidado jugar al fútbol y que incluso sus años vestido de blanco le habían permitido evolucionar mucho, desde que volvió a asumir la dirección blanquiazul han llamado a su puerta el PSG, el Arsenal y el millonario vecino, el Athletic, que acumula un sinfín de negativas suyas, ya que le ha intentado convencer en vano desde que era juvenil.

De hecho, la primera contratación de cara a la próxima temporada va a ser un Mikel Merino a quien el club considera como el complemento perfecto para Illarra en el doble pivote. El rendimiento de esta pareja, un internacional absoluto que se ha quedado a última hora sin Mundial (lo que no ha perturbado su idea de quedarse en la Real) y el indiscutible en la actual sub’21, se ha convertido ya en la gran esperanza txuri-urdin de cara a la próxima campaña.

A falta de anuncios de fichajes (Merino se cerrará la próxima semana), la noticia que se va a confirmar en las próximas horas es la renovación de Illarra, el nuevo gran capitán del reformado proyecto donostiarra.