Italia y Malta polemizan sobre el destino del barco alemán ‘Lifeline’

El ‘Lifeline’ envió ayer una solicitud de ayuda al Gobierno español. (Foto: Efe)

Cuatro estados miembro han confirmado su participación en la distribución de los refugiados

Laura Serrano-Conde - Miércoles, 27 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

Roma - El barco de la ONG alemana Lifeline, que lleva cinco días esperando en el mar con unos 230 migrantes a bordo a que le autoricen la entrada a un puerto seguro, podría atracar próximamente en Malta, según confirmó el primer ministro italiano, Giuseppe Conte. El Gobierno de Malta, sin embargo, no había dado autorización cuando se publicó la noticia y se limitó a señalar que trabaja para dar una solución a este barco. A la hora de cerrar esta edición, continuaba en impasse.

Según Conte, el primer ministro maltés, Joseph Muscat, le dijo en una conversación telefónica que el barco será recibido por su país y que “se investigará a la embarcación para averiguar su efectiva nacionalidad y si se han respetado las reglas de derecho internacional por parte de la tripulación”.

En los últimos días, las autoridades de Italia y Malta criticaron a la embarcación por desoír el pasado 21 de junio en el salvamento de dos centenares de personas las indicaciones de la Guardia Costera de Italia, que pidió a esta ONG alemana que no interviniera porque se encargarían los guardacostas libios. Además, el ministro de Infraestructuras y Transportes de Italia, Danilo Toninelli, subrayó recientemente que la Lifeline lleva bandera holandesa sin tener permiso del Gobierno de ese país. Por eso, el Gobierno de Malta valora si abrir una investigación para esclarecer estas cuestiones, una vez entre en puerto maltés.

El fundador de Lifeline, Axel Steier, dijo que la ONG estará “más que contenta” si es recibida por la isla, aunque matizó que hasta las 20.00 de ayer todavía no había recibido “confirmación” por parte del Gobierno de La Valeta. Además, valoró que “una vez que estas personas estén en tierra”, se inicie una investigación para esclarecer “qué Estado fue responsable por incumplir las directrices de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) sobre personas socorridas en el mar”. Malta está dispuesta a recibir este barco si otros países de la Unión Europea (UE) asumen un reparto de responsabilidades, es decir, si aceptan reubicar en sus territorios a algunos de estos 230 migrantes. “El esfuerzo diplomático del primer ministro de Malta y de las instituciones europeas está dando lugar a un acuerdo para la distribución de migrantes que están a bordo del barco de Lifeline entre varios Estados miembros”, confirmó en Twitter la embajadora de Malta en Italia, Vanessa Frazier.

Dijo que “cuatro estados miembros ya han confirmado su participación, mientras que otros dos están evaluando el caso”. Entre los países que han asegurado que acogerán a parte de estas personas se encuentran Italia, Portugal y Francia.

Mientras la embarcación espera la autorización, el ministro del Interior de Italia, el ultraderechista Matteo Salvini, ya celebró lo que considera que es una nueva victoria para su Gobierno, después de que haya prohibido la entrada en sus puertos a ONG con salvados a bordo. Esta medida restrictiva obligó hace una semana al barco Aquarius a desembarcar en España con 630 migrantes y ha provocado que el barco de Lifeline haya estado cinco días en el mar.

Secciones